George Lucas y Harrison Ford, en Orlando el pasado mes de abril, en la Star Wars Celebration
George Lucas y Harrison Ford, en Orlando el pasado mes de abril, en la Star Wars Celebration - ABC

George Lucas: «La historia de “Star Wars” estaba pensada para niños de 12 años»

Su creador repasa las curiosidades de la mítica saga a la espera de la novena entrega

Los ÁngelesActualizado:

Pasan 40 años desde que George Lucas revolucionó el cine de ciencia ficción con el estreno de la primerísima película «Star Wars», el 25 de mayo de 1977 en Estados Unidos. El tiempo pasa y aquel primer episodio terminó siendo el cuarto de la larga serie y George Lucas incluso vendió los derechos a Disney, pero nadie puede comprarle la gloria de haber sido el creador de una verdadera galaxia de éxitos en Hollywood. Y, para celebrarlo, se sentó a recordar los momentos que le marcaron, con los mejores efectos especiales de sus respuestas.

¿Qué significa a nivel personal el 40 aniversario de «Star Wars»?

Es algo increíble. Desde el principio fue genial que tuviera éxito, pero es increíble que haya pasado el tiempo y los fans hayan estado siempre con nosotros. No tuvimos producciones todos los años, pero las convenciones con tantos admiradores mantuvieron viva la idea.

¿Podría contar el momento exacto en que se le ocurrió «Star Wars»?

Bueno, la idea fue evolucionando. Empezó como una idea de hacer una película de acción como las de los sábados por la tarde que yo tanto había disfrutado en mi infancia, pero con motivos psicológicos y mitológicos, porque era algo que no había. Y por eso se me ocurrió unirlos en una sola producción. Con el paso del tiempo, terminé alcanzando un acuerdo con United Artists. Cuando me preguntaron qué película estaba haciendo y les dije que tenía «American Graffiti» y una especie de obra espacial me dijeron: «De acuerdo, hagamos un trato con eso».

Pero el rumor de la historia del cine dice que no fue tan fácil al principio...

Es que con los estudios hay que aprender que apenas te dan una oportunidad también te dicen: «Hagamos un trato: queremos hacer todas las producciones que hagas en este mundo». Uno piensa que eso es fantástico, hasta que te das cuenta de que les fiaste toda tu vida. Pero, bueno, en realidad yo estaba haciendo «American Graffiti», y después, el estudio consideró que había sido demasiado mala y no quisieron estrenarla, así que me quedé sin trabajo. También había salido antes con otra producción que solamente me gustó a mí. Y cuando dos trabajos tuyos no tienen éxito, ya no quieren verte. Ni siquiera querían almorzar conmigo. No querían saber nada de nada.

¿Cuál es la verdadera historia?

Cuando terminé con «American Graffiti» la proyectamos varias veces y en una de esas proyecciones 20th Century Fox me dijo que le había encantado y que quería apoyar mi siguiente producción. Ahí les conté que tenía esa idea de una especie de obra con naves espaciales conducidas por perros. Y me dieron luz verde. No entendían lo que estaba haciendo, pero pelearon por mí.

¿En qué punto de cocción estaba su idea en aquel entonces?

Pasé por diferentes versiones hasta que conseguí el producto final. La idea era hacer una aventura como las que me gustaban de niño, pero con temas psicológicos que tuvieran un significado. Es difícil que la gente entienda esto, y se supone que no debería decirlo, pero «Star Wars» está pensada para adolescentes de 12 años. Estaba diseñada alrededor de una mitología para alguien que está por entrar al mundo, independizándose de sus padres o que tenga miedo a ser el centro de atención. Yo le expongo ideas a las que debería atender. como la amistad, la honestidad, la confianza, hacer lo correcto, vivir en el lado de la luz, evitar el lado oscuro.

¿El diseño original de los robots esconde alguna anécdota?

La clave en la construcción era el rostro: tenía que ser absolutamente neutral. Todo pasaba por los movimientos y por eso contratamos a un mimo, porque la actuación era mucho más física, no la podíamos conseguir sin gestos. Si lo veías al entrar, te parecía que no pensaba nada. Hasta que el personaje empieza a desarrollar su personalidad.

¿Es cierto que Chewbacca está inspirado en su perro?

Sí (risas). Yo tenía un Malamute de Alaska llamado Indiana. Cuando íbamos en coche, se sentaba de copiloto y parecía más grande que yo. Me pareció que podía ser un personaje divertido.

Harrison Ford.

En «American Graffiti» vi su talento, aunque no había tenido un papel importante. Un tiempo después, él estaba trabajando como carpintero para Coppola cuando nos encontramos en la misma habitación. Yde allí salió con el papel (risas).

¿Cómo recuerda a Carrie Fisher?

Lo que tenía la Princesa Leia es que siempre era la más inteligente. Es ella la que rescata a los demás. Con apenas 19 años, tenía la fuerza de un adulto pero también era querida y divertida. Tenía una magia muy especial.

Los fans.

Cuando estuvimos filmando en la plaza de España de Sevilla había 10.000 fans tratando de saltar el cerco. Todos, incluso los más pequeñitos, trataban de darme la mano sin tener ni idea de quién era. Y me acuerdo que dije que había hecho «Star Wars» por ellos.

¿Qué mensaje de «Star Wars»le gustaría que perdurara?

Mi misión era no ser egoísta, tener compasión y ayudar a mejorar las cosas. Ese es el mensaje principal de «Star Wars».