Cultura

La Fura abre la temporada del Covent Garden de Londres con «Norma»

Àlex Ollé llena el escenario con 1.200 cruces. Sonya Yoncheva sustituye a Anna Netrebko en el papel protagonista de la ópera de Bellini

Espectacular escenografía de La Fura dels Baus para «Norma»
Espectacular escenografía de La Fura dels Baus para «Norma» - THE ROYAL OPERA HOUSE, LONDRES
PABLO MELÉNDEZ-HADDAD Barcelona - Actualizado: Guardado en:

La Fura dels Baus hace tiempo que «canta» ópera. El grupo teatral catalán ha cubierto con su particular sello «furero» algunos de los títulos más populares del repertorio, como también otros mucho menos difundidos, siendo un valor seguro en la mayoría de los grandes escenarios europeos. Esta vez es el turno de la Royal Opera House del Covent Garden de Londres, la sede operística británica más importante y una de las capitales líricas del mundo.

Àlex Ollé será el encargado de inaugurar hoy la temporada con la emblemática «Norma» de Bellini, una ópera en la que el clásico triángulo amoroso se mueve en un sugerente trasfondo político y religioso. Un ambiente ideal para el director barcelonés: «Me interesan las óperas con un libreto atractivo y ésta permite diversas lecturas. Nosotros nos decantamos por los aspectos religioso y político, ya que la protagonista es una sacerdotisa con gran influencia en su comunidad», afirma el director de escena.

Ollé se pondrá al mando de un equipo liderado por el director musical de la casa, Antonio Pappano, con la soprano Sonya Yoncheva en el papel protagonista (reemplazando a Anna Netrebko, quien se alejó del proyecto al renunciar a cantar el papel), el tenor Joseph Calleja como Pollione y la mezzo Sonia Ganassi como Adalgisa.

Escena de «Norma», de la Fura dels Baus
Escena de «Norma», de la Fura dels Baus- ABC

Dudas de Àlex Ollé

«Recibí el encargo a finales de 2013», continúa Àlex Ollé, «y me lo pensé bastante porque las obras de repertorio pueden ser un riesgo, ya que el público las conoce con todo detalle y tiene muchos referentes. Muchas veces esperan ver una propuesta determinada. También impone volver a Londres después de ese “Oedipe” que se entendió muy bien», en referencia al oratorio de Enescu que él mismo montó en Covent Garden entre mayo y junio con un gran éxito.

Ollé hace tiempo que se codea con los más grandes de la ópera actual; en París dirigió a la mismísima Anna Netrebko en «Il Trovatore», y en Londres tenía que volver a coincidir con la diva rusa, «pero finalmente nos avisó con tiempo de que no cantaría en esta producción. El maestro Antonio Pappano se lo había propuesto y ella había aceptado, pero después de estudiar la partitura no acabó de sentirse cómoda y prefirió renunciar, y la verdad es que se agradece porque en el caso de cantantes de su fama no llegan a los ensayos hasta los últimos días, mientras se ha estado trabajando con todo el reparto durante un mes».

Los fanatismos religiosos

La propuesta «furera», explica Ollé, se centra sobre todo en la religión y el poder, «mejor dicho, en el fanatismo. No entramos en una crítica a una religión en concreto, sino a los fanatismos religiosos, a esa sinrazón que no tiene respuesta», aunque la cruz cristiana será la estrella de la velada: «Hemos recurrido a un símbolo, la cruz, y llenaremos el escenario con una red de 1.200 cruces.

A ello se unen otras imágenes llenas de simbolismo como el vestuario de los nazarenos de la Semana Santa en Andalucía y o el típico de personajes como Franco o Pinochet». Todo ello para enmarcar una historia de amor que se desarrolla en un ambiente de guerra, «con una mujer como eje, Norma, que es madre, amante y líder religioso.

«No entramos en una crítica a una religión en concreto»

La idea es acercarnos a ella y a sus conflictos, que son las propias de la tragedia del individuo ante el Estado, a cómo un fanatismo levanta un pueblo que acaba siendo arrasado». La protagonista se moverá en el escenario con la apariencia de un telepredicador.

Tras esta inauguración de temporada en Londres, Ollé viajará al Teatro Regio de Turín en octubre para dirigir «La Bohème»; después estará en el Teatro Real de Madrid con ese aplaudido «Holandés errante» wagneriano que estrenó en la Ópera de Lyon (Francia), antes de ponerse al mando de «Turandot» en Tokio, «Alceste» en Lyon, «Quartett» en el Liceo de Barcelona, «Jeanne d’Arc au boucher» en Fráncfort (con la actriz Marion Cotillard, espectáculo que también irá a Madrid en 2017), en noviembre del próximo año montará «Tristan e Isolda» en Barcelona y en 2018 llevará al Real el «Fausto» que ya presentara en la Ópera de Ámsterdam. La Fura dels Baus tiene ópera para rato.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios