Baño Real de Comares de la Alhambra
Baño Real de Comares de la Alhambra - Alhambra

El Baño Real de la Alhambra recupera todo su esplendor

Restauran los baños de los Reyes Católicos en Granada y abren por primera vez al público la espectacular Sala de las Camas

Actualizado:

La Alhambra presentó ayer el resultado de la primera fase de la restauración de las cubiertas del Baño Real del Palacio de Comares y de sus paramentos interiores, una estancia que debe su nombre al uso exclusivo que de ella hacían los Reyes Católicos. Construido en el siglo XIV por el sultán Ismail I y continuado por Yusúf I, es uno de los escasos ejemplos de «hammam» (baño de vapor) de estas características que se conserva íntegro en Occidente.

La intervención en este lugar de descanso de sultanes ha revelado unas desconocidas técnicas artesanales utilizadas en las cubiertas abovedadas, además del «hallazo de huellas que indican la existencia de puertas que aislaban unas salas de otras y que serán investigadas en el futuro», tal y como informó ayer Miguel Ángel Vázquez, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía. Dichas puertas separaban las cuatro estancias que forman el complejo, cada una dedicada a un uso: zona de masajes y vestuario, sala templada, sala de calor y una estancia con una pila de agua fría.

La restauración, que ha durado dos años y ha contado con un presupuesto de 1,6 millones de euros, estaba dirigida a solucionar los problemas de conservación de la edificación, causados fundamentalmente por la infiltración de aguas pluviales. Así, se ha «actuado sobre el sistema de cobertura y el revestimiento interior a excepción de los zócalos», según explicó Pedro Salmerón, director técnico del proyecto. Además, «se ha recuperado la ventilación natural de este espacio a través de las lucernas, un método natural de equilibrio microclimático».

El responsable del proyecto detalló también otras tareas que se han realizado durante la restauración, como la eliminación de morteros inadecuados o la reinstalación del sistema de iluminación ambiental exterior, según criterios de «sostenibilidad energética y baja contaminación lumínica». Todo ello junto a una nueva dotación de canales y bajantes en el entorno inmediato de la cubierta del Baño Real.

Coincidiendo con la presentación, la institución anunció que durante este mes de diciembre abrirá al público -por primera vez- la Sala de las Camas de los Baños de Comares, que servía como vestuario y zona de masajes. Todos los martes, miércoles, jueves y domingos se podrá acceder a este espacio con la entrada general del recinto. La sala abovedada no podrá visitarse, pero sí observarse desde la puerta, tal y como afirman fuentes de la Alhambra.

Sin fecha para la nueva fase

No hay fecha exacta para el inicio de la segunda fase de la restauración, que arrancará «en los próximos años». «Se centrará en el hipocausto, la caldera y la leñera del baño», afirmó el director de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández Manzano. Cuando esta termine, se espera abir al público durante un mes el resto de las estancias del Baño Real, sin duda uno de los conjuntos más completos y antiguos de la Alhambra.