Imagen de archivo de una de las figuras de Nazca en 2014
Imagen de archivo de una de las figuras de Nazca en 2014 - ÁNGEL COLINA

Descubren más de 50 misteriosas figuras gigantes en el desierto de Nazca

Las nuevas líneas y geoglifos se extienden en las laderas de las montañas que pertenecen a la zona de Palpa, en la región Ica, en Perú

Actualizado:

Un grupo de arqueólogos peruanos, con el apoyo de especialistas de Estados Unidos, ha descubierto más de 50 figuras gigantes en el desierto peruano de Nazca, conocido por las misteriosas líneas que lo atraviesan. Las nuevas líneas y geoglifos se extienden en las laderas de las montañas que pertenecen a la zona de Palpa, en la región Ica.

«Algunas de las líneas recién descubiertas pertenecen a la cultura Nazca, que dominó el área desde el año 200 d.C. hasta el 700 d.C. Sin embargo, los arqueólogos sospechan que las culturas anteriores de Paracas y Topará tallaron muchas de las imágenes recién descubiertas entre 500 a. C. y 200 d.C.», señala la revista «National Geographic», citada por el Ministerio de Cultura de Perú en un comunicado.

Asimismo, el artículo indica que «a diferencia de las icónicas líneas de Nazca, la mayoría de las cuales solo son visibles desde arriba, los antiguos glifos de Paracas fueron colocados en las laderas, haciéndolos visibles en los pueblos de abajo. Las dos culturas también persiguieron diferentes temas artísticos: las líneas de Nazca a menudo consisten en líneas o polígonos, pero muchas de las nuevas figuras de Paracas representan a humanos».

«La mayoría de estas figuras son guerreros», afirma el arqueólogo peruano Luis Jaime Castillo Butters , co-descubridor de los nuevos glifos. «Estos podían ser vistos desde cierta distancia, por lo que la gente los habría visto, pero con el tiempo, fueron completamente borrados», añade.

Según la revista, los nuevos geoglifos añaden datos cruciales sobre la cultura Paracas, así como la misteriosa cultura Topará, que marcó la transición entre los Paracas y los Nazca. Siglos antes de que se hicieran las famosas líneas de Nazca, la gente en la región estaba experimentando con la fabricación de geoglifos masivos.

«Esto significa que es una tradición de más de 1.000 años que precede a los famosos geoglifos de la cultura Nazca, lo que abre la puerta a nuevas hipótesis sobre su función y significado», afirma el arqueólogo del Ministerio de Cultura, Johny Isla, jefe restaurador y protector de las Líneas de Nasca.