Vista aérea de las ruinas de un edificio de oficinas gubernamentales, que se cree que fue un departamento musical de la dinastía Qin (221-207 a.C.)
Vista aérea de las ruinas de un edificio de oficinas gubernamentales, que se cree que fue un departamento musical de la dinastía Qin (221-207 a.C.) - Xinhua

Descubren en China la sala de música del palacio del emperador de hace más de 2.200 años

Las ruinas, de 110 metros de largo y 19,5 de ancho, pertenecen a un edificio de cuatro habitaciones con muros de adobe de unos tres metros de espesor, según ha explicado el grupo de arqueólogos liderados por Xu Weihong

Actualizado:

Encuentran en China restos de una oficina gubernamental del emperador de hace 2.200 años, seguramente dedicada a la música. El hallazgo se ha producido durante unas excavaciones en el centro norte de China, tal y como ha informado la agencia oficial Xinhua.

Las ruinas, de 110 metros de largo y 19,5 de ancho, pertenecen a un edificio de cuatro habitaciones con muros de adobe de unos tres metros de espesor, según ha explicado el grupo de arqueólogos liderados por Xu Weihong. Las ruinas están localizadas en los yacimientos de la antigua ciudad de Xianyang, que fue capital de la dinastía Qin (221-206 antes de nuestra era).

El uso de este edificio se ha determinado al descubrir varias campanas metálicas (pertenecientes a un típico instrumento de la antigua China) en las que se podía leer la inscripción «departamento de música del palacio del norte».

Dos de las cuatro habitaciones halladas estaban completamente vacías, lo que hace pensar que el lugar fue saqueado antes de ser quemado, tal vez en el incendio de la ciudad que inició el líder militar Xiang Yu y puso abrupto fin a la dinastía Qin.

La zona de Xianyang es uno de los principales yacimientos arqueológicos de China, y su importancia viene dada por el hecho de haber sido la primera capital de un imperio unificado en manos del primer emperador Qin Shihuang (conocido amante de la música, por cierto).

El emperador Qin es también famoso por haber sido el «creador» de la Gran Muralla contra los invasores del norte (al mandar que se unieran muros defensivos ya existentes) así como por ordenar la construcción del famoso Ejército de Terracota, cuyo descubrimiento en 1974 fue uno de los grandes hitos arqueológicos del siglo XX.