Detalle del cuadro de «Rocroi, el último tercio»
Detalle del cuadro de «Rocroi, el último tercio» - Augusto Ferrer-Dalmau

Una campaña propone levantar una estatua en honor a los Tercios españoles en Madrid

La plataforma #31EneroTercios ha abierto una recogida de firmas en Change.org para crear una escultura que rinda homenaje a estas unidades. La obra estará elaborada por Salvador Amaya, que se basará en los bocetos de Augusto Ferrer-Dalmau

Actualizado:

Desde que en 1525 se pusieran sus mimbres en la batalla de Pavía, hasta que en 1643 comenzara su decadencia en Rocroi (una derrota con sabor a heroicidad), los Tercios españoles dominaron una buena parte de Europa a base de pica, daga, mosquete y arcabuz. No en vano, algunos expertos siguen comparándolos a día de hoy con las legiones romanas por su efectividad en el campo de batalla y su capacidad para arrollar al enemigo. Sin embargo, y a pesar de ello, a día de hoy no cuentan con un monumento destacado que recuerde las gestas de sus soldados y rememore a unos hombres que, más allá de ideologías, se dejaron la vida por su país en campos de batalla como los de Nördlingen.

En un intento de rescatar del olvido su memoria, este miércoles el grupo #31EneroTercios (formado por expertos y aficionados a la historia) ha iniciado una campaña en la plataforma digital Change.org para solicitar que se erija en la capital un monumento en honor de dichos combatientes. Los encargados de materializar esta propuesta, que de momento ha superado las tres mil firmas ciudadanas en pocas horas, serán Salvador Amaya (el escultor que inmortalizó en bronce al insigne Blas de Lezo en 2014) y el popular pintor de batallas Augusto Ferrer-Dalmau. «Yo haré los bocetos con la asesoría histórica especializada de David Nievas y, posteriormente, Salvador los interpretará y los plasmará», explica el artista en declaraciones a ABC.

PUEDES FIRMAR EN CHANGE.ORG SIGUIENDO ESTE ENLACE

Según confirman el pintor y el escultor a este diario, la idea inicial es que el monumento esté formado por tres figuras: un arcabucero, un piquero y un soldado equipado con una espada ropera y una daga vizcaína. «Son los personajes simbólicos de los Tercios. Tres figuras distintas que simbolizarán los diferentes pensamientos de los españoles. Con ellas queremos demostrar que, cuando estamos todos unidos, conseguimos lo que queremos», desvela Amaya a ABC.

Amaya y Ferrer-Dalmau, en el estudio del pintor
Amaya y Ferrer-Dalmau, en el estudio del pintor-ABC

A su vez, tanto Amaya como Ferrer-Dalmau se inspirarán en el cuadro más famoso del pintor de batallas a la hora de elaborar la escultura («Rocroi, el último Tercio») y tratarán de plasmar la imagen de estos soldados que el escritor y académico Arturo Pérez-Reverte dibujó en su artículo «El perro de Rocroi». Un texto donde los define como «españoles desesperados, tirados como perros, olvidados de Dios y de su rey. Y pese a todo, arrogantes hasta el final, fieles a su reputación, temibles hasta en la derrota».

Reviviendo la historia

El grupo de historiadores ha lanzado la campaña el 31 de enero aprovechando que buscan que esta fecha sirva para recordar y homenajear a los Tercios españoles. Y es que, precisamente en este día (aunque en 1578) se sucedió la batalla de Glembloux. Una contienda enmarcada en las Guerra de Flandes en la que Don Juan de Austria y su sobrino Alejandro de Farnesio acabaron con un ejército formado por 25.000 soldados de las provincias unidas con 17.000 combatientes.

La fecha es mágica, sí, pero nada tiene que envidiar a otras tantas gestas como la de Empel, donde (con la ayuda de la climatología y de un pequeño «milagro») el Tercio de Bobadilla arrolló a un enemigo que le superaba ampliamente en número.

Además de elaborar un monumento que pueda, al fin, rendir el homenaje debido a estos hombres, Amaya y Ferrer-Dalmau coinciden en que el objetivo de esta propuesta es también poner en valor el pasado de nuestro país. «Nos hemos unido para recordar a los soldados que lucharon y murieron por España en el Siglo de Oro, hombres que forjaron nuestra historia y que necesitan un reconocimiento», destaca el pintor de batallas.

El escultor es de la misma opinión: «La historia nos une a todos al margen del pensamiento político. Y la de los Tercios es la mejor historia de España. Deben ser motivo de orgullo y un espejo en el que mirarnos».

En este sentido, Ferrer-Dalmau señala que, mientras que existen multitud de monumentos en España a personajes determinantes como Francisco de Quevedo o Garcilaso de la Vega, a día de hoy no es posible ver una escultura que recuerde las gestas de los Tercios. Unas unidades en las que combatieron, de hecho, algunos poetas como Calderón de la Barca. «Con la campaña, queremos que los ciudadanos se sumen a esta iniciativa. La población siempre se une para un fin justo, y no hay nada más justo que recordar a los Tercios», afirma el escultor. No le falta razón ya que, como recuerda, «nosotros somos los supervivientes de aquellos hombres».

Por descontado, y tal y como afirman, el monumento también será un homenaje al ejército profesional. Y es que, en la actualidad varias unidades de nuestras Fuerzas Armadas llevan con orgullo el nombre de viejos Tercios cuyos hombres se dejaron la vida hace siglos por todo el territorio europeo.

En formación

Según planean los artistas, la escultura mostrará a los tres soldados protegiéndose del enemigo. Una postura que evocará el cuadro del pintor de batallas. «Queremos rescatar el espíritu de Rocroi, donde hombres de diferentes procedencias, pero todos pertenecientes a los Tercios españoles, se defendieron unos a otros», señala el escultor.

De esta forma, quieren también rendir su particular homenaje a una sociedad (la nuestra) que, en palabras de Amaya, «a la hora de la verdad, siempre está unida». Por ello, buscan también que el monumento esté en Madrid. «Debe erigirse en el centro neurálgico de la época. Al fin y al cabo, los soldados de los Tercios procedían de todas las regiones de España y de los diferentes estados», finaliza Amaya.