Max Hollein, durante su etapa como director del museo Städel, en Fráncfort
Max Hollein, durante su etapa como director del museo Städel, en Fráncfort - EFE

El austriaco Max Hollein, nuevo director del Met

Reemplaza en el puesto a Thomas Campbell, quien renunció en febrero del año pasado tras las duras críticas recibidas por la situación económica del museo neoyorquino

Nueva YorkActualizado:

El austriaco Max Hollein ha sido elegido director ejecutivo del Museo Metropolitan de Nueva York (Met), en reemplazo de Thomas Campbell, quien renunció en febrero del año pasado, anunció la institución. Hollein se convertirá en el décimo director del Met, señaló el museo en su cuenta de Twitter.

Nacido en Viena en 1969, desde 2016 Hollein ostentaba el cargo de director ejecutivo del Museo de Bellas Artes de San Francisco. Este historiador de arte también ha sido director del Museo Städel, del Schirn Kunsthalle y del Liebieghaus, en Fráncfort.

El diario «The New York Times» destaca que Hollein es experto en arte antiguo y moderno, y lo describe como un líder que une el arte y la tecnología y que asumirá el mando del Met en un momento en que la institución espera recaudar fondos y atraer nuevas audiencias.

Su antecesor, Thomas Campbell, renunció el 28 de febrero de 2017, tras ocho años en el cargo, después de enfrentarse durante meses a duras críticas de consejeros y trabajadores del centro sobre su capacidad de dirección y la situación económica.

Entonces, el Met anunció que Campbell ocuparía su puesto hasta junio del año pasado, cuando llegaba a su fin el ejercicio fiscal, y que Daniel Weiss, de 59 años, presidente y jefe de operaciones del museo, asumiría las veces de director ejecutivo provisional hasta que se nombrara a un sucesor. Los críticos de Campbell no se explicaban cómo en pocos años el mayor museo de Estados Unidos pasó a ser una institución con serios problemas financieros, pese a las altas cifras de visitantes y en un momento de crecimiento económico.

En los últimos años, el Met ha despedido a numerosos empleados y ha cancelado la construcción de un ala dedicada al arte moderno y contemporáneo, que hubiera costado 600 millones de dólares y con la que se pretendía celebrar el 150 aniversario del museo, que se cumple en 2020.