Julio Criado y Carolina Barrios son los responsables de la galería Alarcón Criado
Julio Criado y Carolina Barrios son los responsables de la galería Alarcón Criado - J. A.
ARTE

Alarcón Criado:«Estar en ARCO es fundamental. Es la feria más importante de España»

Desde hace seis años, la presencia de la galería sevillana Alarcón Criado en la feria ha sido ininterrumpida. Su promoción de artistas extranjeros le ha permitido consagrarse también fuera de España

MadridActualizado:

No es habitual encontrarse buenas galerías de arte contemporáneo fuera de Madrid. Mucho menos en Andalucía, donde apenas hay espacios de este tipo que gocen con un prestigio tanto nacional como internacional. Pero siempre hay excepciones. En el año 2002, Carolina Barrios Alarcón y Julio Criado, recién licenciados en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla, decidieron emprender juntos el proyecto tan arriesgado de abrir uno de estos espacios en una ciudad que tradicionalmente carece de demasiado interés por el arte contemporáneo, y menos aún por su coleccionismo. De esta manera nació Alarcón Criado. Enclavada actualmente en pleno barrio del Arenal de la capital andaluza, junto a la plaza de toros de La Maestranza, rompe con el costumbrismo propio de la ciudad hispalense y del barrio que la rodea.

Hace unos años, Sevilla aún reunía a galeristas prestigiosos como Juana de Aizpuru, Pepe Cobo o Rafael Ortiz. De estos tres, sólo el último sigue en activo en la ciudad. El resto emigró por las dificultades que encontraban. En la comunidad andaluza, de hecho, sólo hay cinco espacios inscritos en el Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo. «El contexto en Sevilla para sobrevivir como galería es muy complicado. Nosotros hacemos más trabajo fuera que dentro. Al final, este tipo de negocios son como una oficina, una base de operaciones donde se gestionan los proyectos. Luego lo que hacemos es moverlos fuera. El público local es muy minoritario, por lo que nuestro público objetivo es diferente», explica Barrios Alarcón.

A pesar de las dificultades que supone, para ellos es natural haber elegido su ciudad como lugar donde trabajar. Empezaron promocionando a artistas sevillanos y del resto de Andalucía. Pero poco a poco fueron progresando y consolidándose en este mundo. «Hemos crecido en paralelo con los artistas con los que trabajamos. Nosotros hemos evolucionado con el paso de los años y hemos podido incorporar a creadores internacionales con un recorrido más largo y con más proyección. Artistas que trabajan en bienales, que están ganando premios y que son reconocidos por las instituciones fuera de nuestro contexto. Nuestro programa se va haciendo cada vez más sólido», afirma la galerista.

Importancia de las ferias

Como su forma de trabajar es distinta respecto a galerías situadas en otras ciudades, la promoción en ferias fuera de las fronteras sevillanas es crucial. «Desde el principio nos dimos cuenta de que una galería que está situada en la periferia del país y que se desarrolla en un ámbito local de una ciudad como Sevilla necesita participar en ferias para darse a conocer y promocionar a sus artistas», relata Barrios Alarcón.

Aquí, en España, Alarcón Criado lleva desde 2011 asistiendo a ARCOmadrid. Barrios Alarcón recuerda que en Andalucía sólo hay dos galerías que participan en la feria de Madrid: ellos y la anteriormente citada de Rafael Ortiz. «El estar en ARCO te da un prestigio de cara al público, ya que no es fácil acceder a ella. Tiene un programa muy serio de galerías, y cada año ha ido mejorando. Es una feria muy importante dentro del circuito internacional. Para nosotros estar dentro es fundamental, es la feria más importante de España».

Sólo dos galerías de Andalucía participan en 2017 en ARCOmadrid: Alarcón Criado y Rafael Ortiz

La gran concentración de personas interesadas en el arte contemporáneo que congrega la cita madrileña es otro de los motivos por los que esta está marcada en rojo en su calendario. «Es donde se reúne la gente importante del sector. Los coleccionistas van también a las galerías, pero estando nosotros fuera de la capital es más complicado que vengan a la nuestra».

Durante esta edición de ARCOmadrid, que tendrá lugar desde el 22 al 26 de febrero en el recinto de IFEMA, la galería sevillana llevará las producciones de nueve artistas como Ira Lombardía –cuya serie «Influencer» se exhibió hasta hace unos días en la galería–, Jorge Yeregui, Bernardo Ortiz, Dénes Farkas... con los que espera repetir los buenos resultados que ya consiguieran en años anteriores. La promoción de autores internacionales, sobre todo de Hispanoamérica, también es importante en la expansión de la firma fuera de España. Barrios Alarcón afirma que «para nosotros es importante el mundo hispanoamericano por los artistas con los que trabajamos». Por eso Alarcón Criado también participa en Artbo (Feria de Arte Contemporáneo de Bogotá), en ArteBa (de Buenos Aires), en Chile y hasta en Miami.

La galería Alarcón Criado ha experimentado un gran crecimiento estos años
La galería Alarcón Criado ha experimentado un gran crecimiento estos años- ABC

Pero ante todo el trabajo que realizan, desde la galería echan en falta apoyo por parte de las instituciones. Entienden que con la despreocupación mostrada por parte de los gobiernos locales y autonómicos sea complicado crecer. Es la eterna lucha que libra el sector desde el comienzo de la crisis económica. No entiende Barrios Alarcón por qué el arte es dejado de lado a las primeras de cambio y por qué no reciben ayudas a la hora de participar en una feria como ARCOmadrid, que es también un escaparate al mundo, cuando la labor de galerías como la suya «lleva el nombre de Sevilla hacia el exterior, lo que ya de por sí debería ser motivo para que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla nos ayudaran. A las ferias vamos las galerías por nuestros propios medios».

La documentación en el arte

El mundo del arte actual está lleno de prejuicios que no ayudan a que el público llegue a interiorizarlo. Las obras contemporáneas no se basan en lo estético. Su intención es ir más allá de lo físico, invitar a una profunda reflexión al contemplarla y que te dirija por varios caminos posibles. Se necesita un trabajo previo de conocimiento hacia el autor para poder llegar a comprender lo que este quiere expresar, «debes conocer el contexto de esa obra. Sabiendo eso, valoras más lo que ves», explica Barrios Alarcón. La documentación se convierte en esencial para entender las obras. A pesar de todo, siempre se facilita un dossier sobre cada cita expositiva porque «incluso el que está acostumbrado a este arte e intuye el mensaje de lo que ve, necesita más información».

Ella se muestra totalmente contraria a que los artistas deban bajar el listón para ser entendidos, ya que cree que es el público quien debe hacer ese esfuerzo anterior. Lo compara con la música y otras artes en cuanto que, «cuando vas a la ópera, por ejemplo, no hay nadie que te explique loque ves. Uno mismo tiene que haberse informado previamente sobre ella. Con el arte contemporáneo es igual».

Todo este desinterés y falta de esfuerzo en general están relacionados con la enseñanza, según Barrios Alarcón, sobre todo, en los tiempos de ahora. Comenta que a los niños «no se les enseña a interpretar en los colegios, sino que se les mete datos y más datos. Por eso me parece normal que la gente vea este mundo muy ajeno a su día a día».

La serie «Influencer», de Ira Lombardía, será presentada en ARCOmadrid
La serie «Influencer», de Ira Lombardía, será presentada en ARCOmadrid- ABC

Ante la incomprensión del público en general con el arte contemporáneo, el cliché de «eso lo puedo hacer yo» está a la orden del día. Barrios Alarcón siente pena con este tipo de comentario porque «la mayoría no se preocupa y sólo ve dos rayas. Pero todo está dentro de un proyecto, de unas ideas, de un concepto; en global tiene su sentido», sentencia.

Todos estos motivos pueden explicar que el coleccionismo en Sevilla no sea usual. Pocas personas deciden comprar obras contemporáneas para iniciar una colección propia. A pesar de que, como opina Barrios Alarcón, «si tú quieres adquirir obras de arte no es tan complicado». El desconocimiento popular no invita a que se prodigue. Muchos relacionan esta actividad con un gasto económico importante para poder ejercerla. Sin embargo, la galerista sevillana opina que, «al igual que te puedes hacer un gran viaje al año, puedes comprar una obra de arte». Además, piensa que no hay por qué fijarse sólo en las obras más caras: «los artistas nuevos, los jóvenes, tienen precios más bajos y asequibles».