Ciencia

Así será la futura base española en la Antártida

La instalación del CSIC, ubicada en la isla Livingston, acogerá a 52 científicos para realizar proyectos de investigación

Imagen de la futura Base Antártica Española (BAE)
Imagen de la futura Base Antártica Española (BAE) - CSIC
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha presentado las primeras imágenes de la futura Base Antártica Española (BAE) Juan Carlos I, ubicada en la isla Livingston. La instalación científico-técnica podrá acogar a 52 científicos que investigarán sobre el cambio climático y la vida en uno de los lugares más extremos del planeta.

El origen de la base del CSIC se remonta a 1988. En un primer momento, la instalación podía alojar a 12 personas, una cifra que años después aumentó a 25 con la instalación de nuevos módulos.

La nueva sede, que estará disponible a partir de la campaña 2017/2018, podrá acoger a 52 científicos y técnicos en sus 2.000 m cuadrados habitables, sus 600 m cuadrados de laboratorios y sus 1.500 de almacenamiento. El módulo habitable está dividido en tres: uno de ellos contiene la enfermería, la cocina, la despensa, las cámaras frigoríficas, el salón-comedor, el gimnasio y los despachos, y los otros dos están ocupados por los dormitorios y los baños.

«La Juan Carlos I acoge, desde sus orígenes, a investigadores del CSIC, por supuesto, pero también a investigadores de cualquier parte del mundo. La ciencia es multidisciplinar e internacional, por lo que la base tiene ese objetivo, que toda la comunidad científica pueda llevar a cabo allí sus proyectos de investigación», destaca el presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo.

La base gestionada por el CSIC acoge proyectos científicos de todo tipo. Cambio climático, deshielo, pingüinos, contaminación, sismicidad y plancton son algunos de los temas que allí se investigan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios