Ciencia

¿Pueden los insectos sentir emociones? Creen que estas abejas sí

Investigadores descubren que, como los seres humanos, las abejas se ponen de buen humor cuando prueban un dulce. La investigación puede arrojar luz sobre los orígenes de las emociones incluso en los seres más simples

Una abeja bebe una gota de agua azucarada
Una abeja bebe una gota de agua azucarada - Clint J. Perry
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

Chocolate, un poco de tarta, una galleta... Cuando tomamos nuestro dulce favorito nos reconciliamos con el mundo y vemos las cosas con mayor optimismo. Pues resulta que lo mismo les ocurre a las abejas. Biólogos de la Universidad Queen Mary de Londres han descubierto que después de beber una pequeña gota de agua azucarada muy dulce, estos insectos se ponen de «buen humor»: se comportan de forma similar a si se encontraran en un estado emocional positivo.

Si ya es difícil conocer los estados de ánimo en los seres humanos, más aún en una criatura con un sistema nervioso relativamente simple, pero los autores del estudio, publicado en la revista Science, creen que las abejas tienen estados que se ajustan a los criterios de emociones.

Los investigadores entrenaron a las abejas para encontrar comida en una flor azul y nada en una verde, y luego probaron las abejas en una nueva flor azul-verde. Las abejas que bebieron una pequeña gota de agua con azúcar antes de la prueba tardaron menos tiempo en aterrizar en la flor de color ambiguo. Otros experimentos mostraron que este comportamiento no se debió a las abejas estuvieron más excitados o hicieran búsquedas más rápidas.

Esto indica que el agua dulce de azúcar puede estar causando un estado positivo de emoción en las abejas, similar a los seres humanos y otros animales. Es decir, se volvieron más optimistas.

Según Lars Chittka, uno de los autores principales del estudio, «el hallazgo de que las abejas exhiben no solo niveles simplemente sorprendentes de inteligencia, sino también estados de emoción, nos indica que debemos respetar sus necesidades cuando se utilizan en experimentos, y hacer más por su conservación».

En otro experimento, las abejas se sometieron al ataque simulado de una araña, algo común en la naturaleza. Las abejas que recibieron el agua con azúcar tardaron menos en reiniciar la búsqueda de alimento después del ataque.

«La comida dulce puede mejorar los estados de ánimo negativos en los adultos humanos y reducir el llanto de los recién nacidos en respuesta a acontecimientos negativos. Nuestros resultados sugieren que respuestas cognitivas similares se producen en las abejas», señala Luigi Baciadonna, coautor del estudio.

Otros experimentos indican que los neuroquímicos implicados en el procesamiento emocional en los seres humanos pueden jugar un papel en los comportamientos de emoción como se ven en las abejas.

Los investigadores esperan que los resultados generen una mayor investigación sobre cómo afectan a las abejas las pequeñas recompensas en la percepción del mundo, y ayuden a entender cómo las emociones pueden haber evolucionado y a determinar los mecanismos subyacentes de los estados emocionales en el cerebro.

«La investigación y la comprensión de las características básicas de los estados emocionales nos ayudará a determinar los mecanismos cerebrales que subyacen a la emoción a través de todos los animales», dice el también autor principal, Clint J. Perry.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios