Ciencia

Prueban la existencia de una guerrera vikinga que además dirigía a los hombres

Un estudio de ADN demuestra que los restos de una famosa tumba en Suecia pertenecen a una mujer que incluso pudo ser oficial y conducir a las tropas en el campo de batalla

La muerte de Hervor, de Peter Nicolai Arbo
La muerte de Hervor, de Peter Nicolai Arbo - Archivo

Terribles, sanguinarias, crueles... Las incursiones vikingas hicieron temblar el mundo conocido entre los siglos IX y XI, dando lugar a una leyenda negra que ha llegado hasta nuestros días. En ese relato, alimentado de forma romántica por la pintura y la música, las mujeres escandinavas combatían y participaban en los saqueos en un número casi similar al de sus compañeros varones, y con la misma ferocidad. Los historiadores creen que la verdad sobre estas «valquirias» mortales ha sido exagerada, y que, aunque es probable que alguna fuera por el mundo hacha en mano, seguramente los casos eran excepcionales.

Reconstrucción del aspecto original de la tumba
Reconstrucción del aspecto original de la tumba- U. Uppsala

Pocas o muchas, una nueva prueba científica parece indicar que existieron. Investigadores de la Universidad de Uppsala y la de Estocolmo han dado con una de esas guerreras nórdicas tras analizar el ADN de los restos de una icónica tumba de mediados del siglo X en Birka (Suecia), una de las más conocidas de la época vikinga. Los científicos creen que esas mujeres, además de ser reales, pudieron alcanzar los más altos rangos en el campo de batalla. Lo explican en la revista American Journal of Physical Anthropology.

El enterramiento fue excavado en los años 1880, revelando el esqueleto de un guerrero rodeado de armas, incluyendo una espada, un hacha, una lanza, flechas, un cuchillo, dos escudos y un par de caballos de guerra. Aparecieron también un conjunto completo de piezas de juego y un tablero.

Aunque la morfología de algunos rasgos esqueléticos había sugerido durante mucho tiempo que los huesos de Birka pertenecían a una mujer, se asumió que se trataba de un hombre, el típico guerrero vikingo. Ahora, genetistas, arqueogenetistas y arqueólogos han trabajado juntos y resuelto el misterio. El ADN recuperado del esqueleto demuestra que el individuo lleva dos cromosomas X y no el cromosoma Y.

Jefa militar y estratega

«Esta es la primera confirmación formal y genética de una guerrera vikinga», dice el profesor Mattias Jakobsson, del Departamento de Biología de Organismos de la Universidad de Uppsala. Los análisis de isótopos confirman un estilo de vida viajero, en sintonía con la sociedad marcial de la época. «El set de juego indica que era un oficial, alguien que trabajaba con la táctica y la estrategia y podía conducir a las tropas en la batalla. Lo que hemos estudiado no era una valquiria de las sagas sino un jefe militar real que ha resultado ser una mujer», dice Charlotte Hedenstierna-Jonson, de las Universidad de Estocolmo, quien dirigió el estudio. Algunas mujeres soldados vikingas han sido desenterradas a lo largo de los años, pero ninguno tenía los atavíos de alto rango encontrados en el entierro de Birka.

Ilustración de Evald Hansen basada en el plan original de la tumba, publicado en 1889
Ilustración de Evald Hansen basada en el plan original de la tumba, publicado en 1889- U. Uppsala

«Las fuentes escritas mencionan guerreras de vez en cuando, pero esta es la primera vez que hemos encontrado una muy convincente evidencia arqueológica de su existencia», dice Neil Price, profesor en el Departamento de Arqueología e Historia Antigua de Uppsala.

En el imaginario colectivo, las valquirias cabalgan al ritmo de la música de Richard Wagner, pero el hallazgo revela parte de la realidad de un mito, al tiempo que ofrece un dato sorprendente sobre el orden social de los vikingos y cuestiona si todas las anteriores identificaciones del sexo de los guerreros han sido acertadas.

Toda la actualidad en portada

comentarios