Prototipo nunca construido del He 176, el primer avión impulsado solo por un cohete
Prototipo nunca construido del He 176, el primer avión impulsado solo por un cohete - WIKIPEDIA

El primer avión cohete que no logró impresionar a Hitler

El 20 de junio de 1939 voló el primer avión impulsado por cohete. Obra de ingenieros alemanes, no recibió el apoyo de las autoridades del III Reich

MADRIDActualizado:

En el año 1939, los ingenieros del III Reich, la Alemania de Hitler, trabajaban en las instalaciones secretas de Peenemünde en proyectos de alta tecnología. Entre ellos estaba, por ejemplo, Werner Von Braun, el ingeniero de cohetes que creó el primer misil y que acabó llevando al hombre hasta la Luna, gracias a la NASA de los Estados Unidos. Gracias a este y a otros ingenieros, el 20 de junio de 1939 el piloto Erich Warstiz logró hacer volar el primer avión de la historia propulsado única y exclusivamente por un cohete de combustible líquido: el Heinkel 176.

Único ejemplar construido del Heinkel 176
Único ejemplar construido del Heinkel 176 - WIKIPEDIA

Pero el competidor de la compañía Heinkel, Messerschmitt, comenzó a construir en 1943 el primer caza turborreactor de la historia: el Me 262 «Golondrina». Este avión superaba con mucho a sus rivales propulsados por hélices y, aunque se produjeron más de 1.400 unidades, el diseño llegó tarde y no cambió el curso de la guerra. Tampoco el primer bombardero a turborreacción, el también alemán Arado Ar 234 «Blitz», pudo influir. En todo caso, después de ganar la guerra, los aliados capturaron estos aparatos y los usaron para hacer sus propios diseños.

Gracias a esto, los diseños alemanes y los de las otras potencias tuvieron un importante papel en la llegada de la próxima era de la aviación. Las tensiones de otro conflicto, la Guerra Fría, dieron un impulso increíble a los aviones grandes y pequeños, y a los cohetes que inauguraron la era espacial. Los usos pacíficos de hoy en día, que permiten conquistar el espacio y viajar cómodamente a cualquier parte del planeta, tuvieron unos comienzos violentos.