Ciencia

Retrato de más de mil millones de estrellas de la Vía Láctea

El satélite Gaia pretende realizar el mapa tridimensional más detallado de nuestra galaxia

El primer mapa del cielo de Gaia
El primer mapa del cielo de Gaia - ESA/Gaia/DPAC
ABC/EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha publicado un catálogo con dos millones de estrellas, en la que es la mayor muestra de objetos celestes hasta la fecha.

Todas ellas han sido analizadas por «Gaia», un satélite que comenzó su labor científica en 2014 y que hasta 2019 tratará de elaborar el mapa tridimensional más detallado de la Vía Láctea. Para ello, está previsto que «Gaia» determinará el brillo y la posición exacta en el firmamento de alrededor de 1.142 millones de estrellas.

«La presente publicación nos ofrece una primera impresión de los extraordinarios datos que nos esperan», ha afirmado en una rueda de prensa Álvaro Giménez, director de Ciencia de la ESA, para referirse al catálogo de los dos millones de estrellas. Según él, en el futuro: «Revolucionará nuestra comprensión de cómo las estrellas se distribuyen y se desplazan por nuestra galaxia»

Por ello, y tal como ha subrayado, «Gaia» será la piedra angular para conocer el origen, la composición y la evolución del Universo, pero también algunas de las leyes de la física que «apuntalan» su funcionamiento.

Durante su primera exploración, la sonda ya se ha encontrado con numerosos y desconocidos objetos celestes, como planetas extrasolares, estrellas fallidas que no llegaron a nacer y estrellas marrones o enanas.

«Es el sueño de cualquier astrónomo», ha confesado Giménez, que se ha mostrado convencido de que los datos que va a arrojar esta misión van a ser el nuevo «punto de referencia» de la astronomía.

Varios responsables de la ESA han comparecido hoy en las instalaciones que la Agencia tiene en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada para destacar la relevancia de esos datos y la eficiencia que está demostrando la sonda.

La ESA lanzó «Gaia» en diciembre de 2013, y después la situó en una órbita en torno al Sol a una distancia de 1,5 millones de kilómetros de la Tierra.

La sonda va equipada con dos sofisticados telescopios que le permitirán medir la posición y la velocidad de las estrellas con una precisión 200 veces superior al anterior satélte, Hipparcos, que tenía esta tarea. Según han afirmado en la rueda de prensa, la potencia de los instrumentos le permitirían a «Gaia» fotografiar desde la Tierra la cara de una moneda depositada en la Luna.

En los próximos cinco años, la misión medirá la posición y la velocidad de mil millones de estrellas y obtendrá información sobre su brillo, color y temperatura. Para ello, deberá observar cada uno de los astros unas setenta veces.

Evolución de la Vía Láctea

Con los datos que ya ha comenzado a suministrar esta misión, volcados hoy en las computadoras de miles de astrónomos de todo el mundo, se podrán conocer las diferentes generaciones de estrellas que existen en la Vía Láctea e incluso en otras galaxias.

Servirán también para conocer cómo han viajado a través del tiempo y del espacio esas estrellas, y se conseguirá la descripción más detallada y precisa que se haya hecho nunca de la estructura y de la evolución de la Vía Láctea.

En el Consorcio internacional que se ha creado para procesar y analizar los datos de «Gaia» están presentes más de 450 científicos de todo el mundo, y su responsable, Anthony Brown, ha incidido hoy en la trascendencia de la información que llegará desde «Gaia».

A su juicio, la misión conseguirá «el mayor avance en la cartografía del cielo» y los datos estelares más precisos que se han obtenido hasta ahora, lo que se traducirá durante los próximos años en una importante producción y publicaciones científicas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios