Ciencia

Plutón puede esconder un océano de 100 km de profundidad tan salado como el Mar Muerto

Investigadores creen que se encuentra bajo el gran «corazón» del planeta enano

El «corazón» de Plutón, visto por la New Horizons
El «corazón» de Plutón, visto por la New Horizons - NASA
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

Desde que sobrevolara Plutón el pasado año, la nave espacial New Horizons de la NASA ha estado acumulando pruebas de que el planeta enano puede tener un océano líquido debajo de su corteza helada. Ahora, geólogos de la Universidad de Brown han realizado una estimación de cómo puede ser ese mar. Y según sus primeras conclusiones, hay una alta probabilidad de que tenga más de 100 km de profundidad y un contenido en sal similar al del Mar Muerto.

«Los modelos de Plutón sugieren que puede existir un océano, pero no es fácil deducir su tamaño o cualquier otra cosa al respecto», dice Brandon Johnson, profesor en Brown. Sin embargo, «hemos sido capaces de poner algunas restricciones en su espesor y obtener algunas pistas sobre la composición». Las conclusiones se publican en la revista Geophysical Research Letters.

La investigación se centró en la Sputnik Planum, una cuenca de 900 kilómetros de diámetro que conforma el lóbulo occidental de la famosa forma de corazón que fue observada por la New Horizons sobre Plutón. La cuenca parece haber sido creada por un impacto, probablemente por un objeto de 200 kilómetros de diámetro o incluso más grande.

Los científicos se fijaron en la posición del planeta enano en relación con su luna más grande, Caronte. Plutón y Caronte tienen un anclaje de mareas entre sí, lo que significa que siempre se muestran la misma cara a medida que giran. La planicia Sputnik se encuentra directamente en el eje de las mareas que une los dos mundos. Esa posición sugiere que la cuenca tiene lo que se llama una anomalía de masa positiva, lo que significa que tiene más masa que el promedio de la corteza helada de Plutón. A medida que la gravedad tira de Caronte en Plutón, tiraría proporcionalmente más en las zonas de mayor masa, lo que inclinaría el planeta hasta que la Sputnik Planum se alineara con el eje de las mareas.

Sin embargo, una anomalía de masa positiva haría de la Sputnik Planum algo un poco raro.

«Un cráter de impacto es básicamente un agujero en el suelo», dice Johnson. «Usted está tomando un montón de material y echándolo fuera, por lo que es normal esperar que tenga una anomalía de masa negativa, pero eso no es lo que vemos en la Sputnik Planum. Eso hizo que pensáramos acerca de cómo se podría conseguir esta anomalía de masa positiva».

Parte de la respuesta es que, después de su formación, la cuenca se llenó parcialmente de hielo de nitrógeno. Esa capa de hielo añade algo de masa a la cuenca, pero no es suficiente por sí sola para conseguir la masa positiva.

¿Y entonces? Según Jonhson, el resto de la masa puede ser generada por un líquido que está al acecho debajo de la superficie.

Un gran hueco lleno de líquido

Un gran impacto creó un hueco en la superficie de un planeta, seguido de un rebote. Ese rebote tira del material hacia arriba desde el fondo del interior del planeta. Si ese material es más denso que el que salió disparado por el impacto, el cráter termina con la misma masa que tenía antes de que ocurriera el impacto. Este es un fenómeno al que los geólogos se refieren como compensación isostática.

El agua es más densa que el hielo. Así que si había una capa de agua líquida bajo la capa de hielo de Plutón, puede haber brotado tras el impacto en la Sputnik Planum, igualando la masa del cráter. Si la cuenca comenzó con masa neutra, a continuación, la capa de nitrógeno depositado más tarde sería suficiente para crear una anomalía de masa positiva.

«Este escenario requiere un océano líquido», dice Johnson. Y el escenario que mejor se ajustaba era uno en el que Plutón tiene una capa de océano de más de 100 kilómetros de espesor, con una salinidad de alrededor del 3%.

«Lo que esto nos dice es que si la Sputnik planicie tiene de hecho una anomalía de masa positiva -y parece como sí- esta capa de océano de por lo menos 100 kilómetros tiene que estar ahí», doce Johnson. «Para mí, es bastante sorprendente que este cuerpo tan lejos en el Sistema Solar todavía pueda tener agua líquida»

A medida que los investigadores continúan analizando los datos enviados por la New Horizons, Johnson tiene la esperanza de que surja una imagen más clara del posible océano de Plutón.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios