Ciencia

La NASA publica la última imagen de Ceres, el mundo de color asfalto

La sonda «Dawn» sigue enviando datos del mayor cuerpo del cinturón de asteroides, una roca de más de 900 kilómetros interesante para conocer los orígenes del Sistema Solar

Un astronauta vería a Ceres de esta forma - NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

La NASA ha publicado dos nuevas fotografías del planeta enano Ceres, el mayor objeto del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter. En una imagen se puede ver este pequeño mundo del mismo color que vería un astronauta, y en la otra se ofrece un primer plano del cráter Occator, una depresión de 90 kilómetros de longitud en cuyo centro hay una mancha blanca causada por la acumulación de sales.

La imagen global de Ceres simula cómo percibiría el ojo humano al pequeño planeta. Ha sido producida por el Centro Aerospacial de Alemania (Berlín), por medio de fotografías y datos provenientes de la sonda «Dawn» (Amanecer), de la NASA.

La otra imagen se obtuvo el pasado 16 de octubre, y muestra al cráter Occator desde una órbita más lejana a la usada en anteriores tomas. Con un diámetro de 92 kilómetros y cuatro de profundidad, en este cráter hay huellas de actividad geológica reciente, tal como informa la NASA.

Cráter Occator. En el centro se aprecia la acumulación de materiales del subsuelo expuestos tras el impacto
Cráter Occator. En el centro se aprecia la acumulación de materiales del subsuelo expuestos tras el impacto- NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Los estudios sugieren que los depósitos brillantes del fondo del cráter están formados por sales que quedaron depositadas ahí, después de que en el pasado las rocas y el hielo del subsuelo quedarán expuestas en la superficie tras el impacto de un objeto. Cuando estos materiales hidratados quedaron en el exterior de Ceres, la intensa radiación solar sublimó los líquidos (estos pasaron del estado sólido a gaseoso rápidamente) y entonces las sales quedaron depositadas ahí.

«Esta imagen vista dese arriba muestra lo fascinante que es un mundo que estamos explorando por primera vez con la sonda Dawn», ha explicado en un comunicado Marc Rayman, ingeniero jefe y director de la misión.

«Dawn» llegó al planeta enano el 6 de marzo de 2015, y desde entonces ha enviado miles de fotografías y grandes cantidades de datos. En todo ese tiempo ha permanecido a baja altura (alrededor de 385 kilómetros) para tomar medidas, pero en agosto entró en una nueva órbita situada a mayor altitud (cerca de 1.400 kilómetros) para hacer nuevas mediciones.

El cuatro de noviembre «Dawn» comenzó su sexta órbita para hacer análisis científicos, que llegará a estar a una altitud de 7.200 kilómetros. El objetivo principal de la sonda será refinar las medidas hechas antes. Para ello, los espectrómetros de rayos gamma y de neutrones investigarán la composición del planeta enano y tendrán en cuenta la composición de la radiación de rayos cósmicos que hay sobre el planeta; solo así podrán identificar qué importancia tiene el «ruido» de esta radiación en las mediciones hechas antes.

En busca de los orígenes

Esta nueva etapa comenzó el pasado julio, cuando la nave entró su fase extendida de la misión. Entre 2011 y 2012 «Dawn» logró visitar el protoplaneta Vesta.

El planeta enano Ceres sorprendió hace unos meses a los científicos a causa de la aparición en su superficie de unas intrigantes manchas blancas brillantes en el fondo de algunos de sus cráteres. Gracias a «Dawn» ahora se sabe que estas manchas son originadas por materiales hidratados que quedan depositados ahí a causa de la sublimación de los líquidos. Ceres es el mayor cuerpo del cinturón de asteroides. con sus 900 kilómetros de longitud, es un buena fuente de información para investigar los orígenes del Sistema Solar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios