EXOMARS

El módulo europeo Schiaparelli «se volvió loco» antes de estrellarse en Marte

Según ha informado la Agencia Espacial Europea (ESA) un error informático llevó a creer a los sistemas de navegación que la nave estaba bajo el nivel de suelo, lo que hizo que apagara los motores a varios kilómetros de altura

Representación del módulo Schiaparelli, cubierto por un escudo protector para su entrada en la atmósfera de Marte
Representación del módulo Schiaparelli, cubierto por un escudo protector para su entrada en la atmósfera de Marte - ESA
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

Los datos recogidos por la Agencia Espacial Europea (ESA) han permitido averiguar que su módulo de aterrizaje experimental, Schiaparelli, uno de los componentes de su programa ExoMars, se estrelló en Marte el pasado 19 de octubre a causa de un fallo en los sistemas de navegación.

En un comunicado, la ESA ha barajado «una saturación» de la Unidad de Medición de Inercia (IMU, por sus siglas en inglés) como causa del fatal desenlace de Schiaparelli. Esta unidad, cuya función era medir la tasa de rotación del vehículo, envió información errónea al ordenador y como resultado este interpretó que la altura de la nave estaba bajo el nivel del suelo cuando en realidad estaba a a varios kilómetros de altitud.

Según la ESA, esto provocó que los motores que debían frenar al módulo de aterrizaje para posarlo sobre la superficie se apagaran a una altura de 3,7 kilómetros, lo que evidentemente provocó el desafortunado desenlace de la misión.

Lugar de impacto del módulo de aterrizaje Schiaparelli, de la ESA
Lugar de impacto del módulo de aterrizaje Schiaparelli, de la ESA- NASA/HiRISE

Sin embargo, los demás datos han confirmado que hasta ese punto la maniobra fue como se esperaba. El paracaídas supersónico se abrió a una altura de 12 kilómetros y a una velocidad de 1.730 kilómetros por hora. El escudo térmico funcionó bien, y se liberó a una altitud de 7,8 kilómetros. El radar Doppler, que funcionó como altímetro, funcionó también correctamente, y guió a los sistemas de navegación y control. Pero una medida errónea de la Unidad de Medición de Inercia, que llevó más tiempo del previsto, inició la cascada de errores que llevó a Schiaparelli a quedar aplastada contra el suelo de Marte.

El incierto futuro de Europa en Marte

«Esta es aún una conclusión muy preliminar», ha avisado David Parker, Director de la ESA para las Exploración Humana y Robótica. «La imagen global la conseguiremos en 2017, y por parte de un panel de expertos independientes».

«Pero aprenderemos muchas cosas de Schiaparrelli que contribuirán directamente a la segunda misión del programa ExoMars», ha asegurado Parker en un comunicado oficial.

Parker se ha referido así al futuro envío de un rover de exploración europeo a Marte en 2020, en la llamada misión ExoMars2020. Su misión será analizar las condiciones físicas y químicas de Marte así como huellas indirectas de la presencia de vida. Y, por primera vez, además podrá perforar el subsuelo hasta una profundidad de dos metros, en una región donde hay agua líquida y el suelo protege frente a las radiaciones dañinas de la superficie.

Miembros del programa ExoMars. La sonda TGO (izquierda), el módulo de aterrizaje experimental Schiaparelli (centro) y rover de exploración, cuyo lanzamiento está previsto para 2020
Miembros del programa ExoMars. La sonda TGO (izquierda), el módulo de aterrizaje experimental Schiaparelli (centro) y rover de exploración, cuyo lanzamiento está previsto para 2020- ESA

El módulo Schiaparelli costó cerca de 230 millones de euros, y se estrelló en Marte después de un viaje de siete años. Aunque la ESA ha insistido en que se trataba de un módulo experimental y que su tarea era probar la tecnología de aterrizaje, lo cierto es que aún está por ver qué repercusiones tendrá este fracaso. Esto se verá en diciembre de este año, cuando la agencia espacial pida a sus miembros unos 300 millones de euros para continuar con el programa ExoMars. Tendrán que ser capaces de convencer a los estados de que pueden aterrizar el rover en Marte sin estrellarlo.

El otro de los componentes de la misión ExoMars, el satélite de observación «Trace Gas Orbiter», recientemente inició sus calibraciones científicas. Está previsto que pase un año haciendo sus maniobras de aerofrenado (en las que se acerca a la atmósfera de Marte para que el rozamiento disminuya su velocidad), con el objetivo de situarse en una órbita adecuada para las observaciones científicas. A través de ellas el TGO explorará el posible origen biológico del metano de la atmósfera de Marte (que también podría estar relacionado con procesos geofísicos) y aemás trazará mapas de la presencia de agua en el subsuelo marciano, lo que será clave apra futuras misiones de exploración tanto robóticas como tripuladas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios