Recreación del Eusaurosphargis dalsassoi
Recreación del Eusaurosphargis dalsassoi - Beat Scheffold, Instituto Paleontológico y Museo, Universidad de Zuric

Un «minidragón» suizo de hace 240 millones de años

El hallazgo de un fósil completo muy bien conservado permite describir por primera vez a este reptil cubierto por una armadura

MadridActualizado:

Hace 241 millones de años, en el mismo lugar donde ahora se alzan majestuosas las altas montañas de los Alpes, un pequeño reptil se calentaba al sol en una playa ante un mar caliente en su superficie, donde proliferaban muchos peces y reptiles marinos. Por alguna razón, el animal se vio arrastrado al agua y quedó atrapado en una tumba de sedimentos hasta nuestros días. Fueron paleontólogos de la Universidad de Zurich y del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford quienes descubrieron el diminuto fósil completo, de apenas unos 20 cm de longitud. Su dueño era un ejemplar juvenil, pero su piel ya estaba fuertemente blindada con una placa ósea lisa, dentada e incluso espinosa formada de diferentes maneras.

El esqueleto tan bien conservado del Eusaurosphargis dalsassoi, como se le bautizó en su día, indica que llevaba una vida terrestre, a pesar de que el animal fue encontrado junto con peces y reptiles marinos de la época en los depósitos calcáreos de la formación Prosanto, cerca Ducanfurgga, a una altitud de 2.740 metros al sur de Davos, en el cantón suizo de los Grisones. El equipo cree que, en efecto, el animal fue arrastrado hasta el mar y quedó enterrado en los sedimentos marinos después de su muerte.

En realidad, esta especie fue descrita hace algunos años utilizando una muestra parcialmente conservada hallada en las inmediaciones de un yacimiento de Monte San Giorgio, también en Suiza. Se tardó más de una década en darle el valor científico que tenía, ya que el fósil fue identificado inicialmente como los restos de un simple pescado. El nuevo hallazgo de las montañas de los Grisones, por el contrario, está muy bien conservado, permitiendo a los investigadores reconstruir el esqueleto y la apariencia externa del animal por primera vez.

Fósil de Eusaurosphargis dalsassoi
Fósil de Eusaurosphargis dalsassoi- T.S.
Un lagarto armadillo, de la familia de los Cordylidae
Un lagarto armadillo, de la familia de los Cordylidae- H. Bassón

En el proceso, descubrieron algo sorprendente: Externamente, el Eusaurosphargis dalsassoi se ve muy similar a los lagartos ceñida (Cordylidae), un grupo de reptiles pequeños y de mayor envergadura (Lepidosauria) que normalmente viven en las regiones secas de África meridional. Algunas de las especies de lagartos armadillo más fuertemente blindados podrían haber servido como base de las leyendas de los dragones debido a su apariencia. «Este es un caso de desarrollo convergente, ya que la especie extinta no está estrechamente relacionada con los lagartos africanos de hoy en día», explica Torsten Scheyer, paleontólogo de la Universidad de Zurich.

Un examen exacto de las relaciones filogenéticas confirma que sus parientes más cercanos son reptiles marinos como los ictiosaurios, los sauropterigios o incluso el Helveticosaurus, un reptil marino único en Suiza, encontrado en Monte San Giorgio. El esqueleto del Eusaurosphargis, sin embargo, no muestra ninguna estructura que indique un cuerpo aerodinámico, ni brazos ni piernas que se han transformado en aletas, ni una aleta de cola, lo que habría indicado una vida en el mar.

Las excavaciones en Ducanfurgga todavía están en curso y los paleontólogos esperan que revelen «otros descubrimientos espectaculares en el futuro».