Fósiles diminutos de Doushantuo considerados los primeros animales del planeta
Fósiles diminutos de Doushantuo considerados los primeros animales del planeta - Shuhai Xiao

Una mina de fosfato amenaza al yacimiento de fósiles más antiguo del mundo en China

El yacimiento de Doushantuo, en la provincia sureña de Guizhou, conserva restos de organismos con 600 millones de años que fueron el origen de la vida en la Tierra

CORRESPONSAL EN PEKÍNActualizado:

Entre las remotas montañas del condado de Weng´an, al sur de China en la provincia de Guizhou, el yacimiento de Doushantuo conserva los que pueden ser los fósiles más antiguos del mundo hallados hasta ahora. Con más de 600 millones de años, ni siquiera son fósiles de animales como los que poblaron el planeta en la prehistoria, que evolucionaron a partir de la explosión de la vida que tuvo lugar en el Periodo Cámbrico. En ese momento, hace unos 540 millones de años, aparecieron los primeros organismos pluricelulares, como algas o artrópodos que no tenían antecedentes evidentes. Aún por determinar, sus orígenes podrían rastrearse entre los fósiles de Doushantuo, diminutas esponjas y embriones, algunos no mayores que un gramo de sal, que guardan los secretos del origen de la vida en la Tierra.

A pesar de su importancia paleontológica, dicho yacimiento está amenazado por las minas que operan en la región extrayendo fosfato, que es la materia prima con la que se fabrican los fertilizantes y constituye la base de la economía local. Como suele ocurrir en la China del desarrollismo, el progreso y la generación de empleo se hallan por encima de cualquier consideración histórica y cultural, más si cabe en una atrasada zona rural como Weng´an. Acelerada durante los últimos años, la intensa actividad minera ha destruido ya buena parte de los tesoros fósiles que se conservaban en Doushantuo.

«Un desastre»

“Es realmente un desastre”, alerta a la revista “Nature” el profesor Zhu Maoyan, del Instituto de Geología y Paleontología de Nankín (Nanjing). Tal y como comprobó este mes en una visita a Doushantuo, el primer yacimiento de fósiles, descubierto a finales de los 90, fue arrasado hace años por las excavaciones mineras. El segundo, del que procedían la mayoría de los hallazgos de estos últimos quince años, ha quedado enterrado bajo una avalancha provocada por las explosiones de los mineros. Y del tercero, abierto en 2015, ya se han retirado todos sus sedimentos con fósiles.

“Puede que nunca encontremos un lugar igual y perdamos la oportunidad de comprender verdaderamente la temprana evolución animal en la Tierra”, se lamenta también en “Nature” el paleo-biólogo Dave Bottjer, de la Universidad del Sur de California. A su juicio, solo se ha recuperado el cinco por ciento de los fósiles de Doushantuo y “si no se hace nada, será una gran pérdida”.

El motivo es que estos fósiles de Weng´an, algunos de embriones y otros de organismos ya adultos, vivieron unos 30 millones de años antes que los animales más antiguos hallados hasta la fecha: la fauna y flora del periodo Ediacárico. Con sus extrañas formas, dichas criaturas marinas evolucionaron luego hacia animales que hoy día nos resultan más familiares, pero los fósiles de Doushantuo pueden ser sus antecedentes. Como si fueran una especie de eslabón perdido de la paleontología, el profesor Douglas Erwin, del Museo Smithsonian de Historia Natural en Washington, asegura que este yacimiento chino “proporciona una ventana incomparable a la temprana evolución de las especies que llevó hasta los animales y, posiblemente, a la propia evolución de los animales”.

Gracias al fosfato, tan preciado para la industria química que amenaza su existencia, dichos organismos conservaron perfectamente todos sus tejidos y hoy representan el mejor mapa para conocer la evolución de la vida en la Tierra. Para impedir que se sigan destruyendo los yacimientos de fósiles, el profesor Zhu y sus colegas organizaron a principios de este mes un taller en el que invitaron a numerosos científicos con el fin de concienciar a las autoridades locales. Pocos días después, se paró la actividad minera en el condado mientras se busca una solución, ya que los paleontólogos quieren cerrar una zona de 1,2 kilómetros cuadrados para designarla parque geológico nacional y dedicarla por completo a sus investigaciones. Otra alternativa, que ha funcionado en otros países, es trabajar de forma conjunta con los mineros para ir retirando las capas de tierra con fósiles y almacenarlas para su estudio.

Saqueadores de fósiles

El problema es que, ahora que ha vuelto a captar la atención mediática, el yacimiento de Doushantuo puede atraer también a los saqueadores de fósiles. Da miedo pensar los estragos que pueden causar en un país como China, que ha sufrido un expolio generalizado de su rico patrimonio cultural y artístico por la laxitud de las autoridades locales en lugares remotos, como es el caso de Weng´an.

Mientras los paleontólogos chinos buscan la mejor manera de proteger el yacimiento de Doushantuo, la comunidad científica discute si estos son los fósiles más antiguos del mundo o no. Al margen de la disputa, el profesor Zhu considera que “su valor es incalculable para descifrar el origen de los animales en la Tierra”.