Ciencia

La Luna llena, detrás de los grandes terremotos

Un estudio de sismólogos japoneses apunta que las mareas relacionadas con ciertas fases lunares aumentan la magnitud de los seísmos

Imagen de la Luna sobre las montañas de Suiza
Imagen de la Luna sobre las montañas de Suiza - Archivo
EUROPA PRESS Madrid - Actualizado: Guardado en:

Los grandes terremotos, como los que asolaron Chile en 2010 y Japón en 2011, son más probables cuando hay Luna llena y nueva, las dos veces al mes en que las mareas registran las tensiones más altas.

Las mareas de la Tierra, causadas por el tira y afloja gravitacional que implica a la Luna y el Sol, producen una tensión extra sobre las fallas geológicas. Los sismólogos han intentado durante décadas entender si ese estrés podría desencadenar terremotos.

Por lo general, están de acuerdo en que las mareas altas que ocurren dos veces al día en los océanos pueden afectar a los diminutos temblores «a cámara lenta» en ciertos lugares, incluyendo los de la Falla de San Andrés en California en San Andreas o la región de Cascadia de la costa oeste de América del Norte.

Pero un nuevo estudio, publicado ahora en Nature Geoscience, analiza pautas mucho más grandes que implican las mareas que se producen dos veces al mes, coincidiendo con las lunas llena y nueva. Se ha constatado que el número de terremotos de magnitud alta sube a nivel mundial cuando las fuerzas de marea suben, informa la web de la revista Nature.

Satoshi Ide, sismólogo de la Universidad de Tokio, y sus colegas investigaron tres registros separados de terremotos que cubren Japón, California y el mundo entero. En los 15 días que preceden a cada sismo, los científicos asignan para cada día un número que representa el estrés relativo de las mareas en ese día, con un 15 que representa el más alto. Encontraron que los grandes terremotos como los que afectaron a Chile y Tohoku-Oki se produjeron cerca de la hora de máxima deformación de las mareas -o durante lunas nueva y llena-, cuando el Sol, la Luna y la Tierra se alinean.

Para más de 10.000 terremotos de magnitud alrededor de 5,5, según los investigadores, un terremoto que tuviese lugar en un momento de alta tensión de marea era más probable que aumente a magnitud 8 o superior.

Ide busca ahora una lista adicional de los terremotos que se producen en placas donde la corteza oceánica se mete debajo de la corteza continental, para ver si el patrón se mantiene allí también.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios