Ciencia

El hombre del siglo XVII que fue enterrado boca abajo

La aparición de un individuo en una postura inusual junto a un bolso con monedas en un antiguo cementerio de Suiza desconcierta a los científicos, que intentan resolver el misterio

El hombre fue enterrado boca abajo, algo muy inusual
El hombre fue enterrado boca abajo, algo muy inusual - Archäologischer Dienst des Kantons Bern
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:
Las monedas corroídas forman un bloque
Las monedas corroídas forman un bloque- Archäologischer Dienst des Kantons Bern

Los operarios apenas habían comenzado la construcción de un nuevo garaje subterráneo junto a la tapia del camposanto en el centro de la localidad de Schüpfen, en Suiza, cuando tuvieron que paralizar las obras. Bajo el suelo había esqueletos humanos. Sabían que esto podía suceder. La parcela de terreno en cuestión se había utilizado como cementerio desde la Edad Media. En total, los arqueólogos localizaron 342 cuerpos enterrados allí entre los siglos VIII y XVII. Y entre los últimos quince cuerpos que recibieron sepultura había uno que ha dejado desconcertados a los arqueólogos.

Un poco separado de los demás, este hombre fue colocado boca abajo en su tumba. «Esto es bastante inusual», dice Christian Weiss, un experto en numismática que trabaja para los Servicios Arqueológicos del cantón de Berna. Otra prueba confirmó la sospecha de que este hombre había muerto en circunstancias extrañas: Junto al cuerpo, apareció un cuchillo y varias monedas, corroídas en un único bloque de metal, los restos de un bolso o una cartera.

Fueron identificadas 24 finas monedas
Fueron identificadas 24 finas monedas- EMPA

¿Por qué este hombre fue enterrado de una forma tan rara? Los arqueólogos han propuesto varias teorías. Es muy posible que el entierro tuviera que llevarse a cabo a toda prisa, sin dejar tiempo para preparar el cuerpo. Si el cuerpo hubiera sido lavado en primer lugar, como era costumbre por entonces, se le habría retirado el bolso. La tradición de colocar objetos en la tumba junto con el cadáver había pasado en el momento del entierro. Entonces, ¿el pobre hombre murió de una enfermedad infecciosa, lo que exige el entierro inmediato? ¿O se trataba de un caso de robo y asesinato? ¿Tal vez un acto de venganza?

Las monedas proporcionan información valiosa sobre los hallazgos arqueológicos, por lo que los expertos examinaron la bolsa del finado, colocada bajo su pecho, con más detalle. Con el tiempo, el cuero se había descompuesto y las monedas se había corroído hasta formar un bloque sólido.

La cuestión era intentar ver esas monedas individuales, pero eran extremadamente frágiles y no podían ser separadas sin convertirse en polvo. Los expertos trataron de echar un vistazo utilizando radiografías. Sin embargo, las técnicas convencionales de rayos X no proporcionaron información útil.

«El bloque de monedas no es muy grande, pero absorbe una gran cantidad de energía, por lo que se necesitaba una fuente de rayos X muy potente», explica Mathieu Plamondon, especialista del EMPA, instituto suizo de investigación dedicado a las ciencias de los materiales y la tecnología aplicada, que explica el caso en un comunicado. El equipo empleó un tomógrafo computerizado de rayos X que contenía exactamente el tipo de fuente de gran alcance que se necesitaba. El uso de esta fuente junto con un detector de alta resolución pudo medir las muestras con mayor precisión, según Plamondo. Alcanza resoluciones en el rango de los micrómetros, incluso con muestras de dimensiones de hasta 10 cm.

Las monedas más nuevas eran de 1629
Las monedas más nuevas eran de 1629- EMPA

De esta forma, fueron identificadas 24 finas monedas, algunas con sello en un lado, algunas en ambos. Incluso era posible ver en la imagen que algunas de las monedas estaban hechas de dos metales diferentes. Las primeras fueron fabricadas de aleación de cobre y plata y antes de ser estampadas se les daba un baño de ácido tartárico para disolver el cobre. Como resultado, la moneda tiene una superficie de plata brillante. Una de las monedas estaba hecha de plata pura. A pesar de la severa corrosión, el científico también pudo ver las imágenes en relieve y el texto en las monedas individuales.

Un comerciante de viaje

De las monedas de la bolsa que llevaban el año de fabricación, las últimas fechas son de 1629, por lo que el hombre debió, evidentemente, haber sido enterrado después. Las monedas también proporcionaron información acerca de cómo vivía su propietario. «Es posible que fuera un comerciante de viaje -cree Christian Weiss-, porque hemos encontrado monedas de distintas regiones». En ese momento, cada una de esas áreas tenía su propia moneda en circulación local.

«En conjunto, las monedas son realmente sólo un pequeño cambio», dice Weiss. «No hay nada en la bolsa de un valor equivalente a, por ejemplo, un billete de cien francos hoy». El investigador considera poco probable que alguien tomara las monedas más valiosas y dejara las de bajo valor, lo que contradice el asesinato por un robo. Sin embargo, no excluye el asesinato por otra razón, como la venganza. Pero qué es exactamente lo que pasó y por qué el hombre fue enterrado en una forma tan inusual probablemente seguirá siendo un secreto para siempre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios