Ciencia

El gran terremoto de San Francisco seguirá dormido, de momento

Un enjambre de pequeños seismos hizo temer que la gran falla de San Andrés estuviera despertando. Pasados unos días, los geólogos creen que el riesgo está cayendo

En cuestión de horas se registraron 96 pequeños terremotos, lo que hizo temer un «Big one», un gran terremoto, en la parte sur de la falla, una zona que ha estado dormida durante más de 300 años
En cuestión de horas se registraron 96 pequeños terremotos, lo que hizo temer un «Big one», un gran terremoto, en la parte sur de la falla, una zona que ha estado dormida durante más de 300 años - USGS
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

La actividad seísmica en torno a la falla de San Andrés, en California, ha vuelto a sus niveles habituales, tal como ha informado el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) en su página web: «la probabilidad de que ocurre un gran terremoto al sur de la falla ha vuelto a sus niveles típicos a largo plazo».

En días recientes, la oficina de emergencias del gobernador de California envió una alerta ante el riesgo de que ocurriera un gran terremoto, superior a una magnitud de 7, en fechas inminentes.

El motivo fue que, a partir del 26 de septiembre, se produjo un enjambre de pequeños terremotos en las proximidades de la playa Bombay, en California, justo en el extremo sur de la gran falla de San Andrés.

En concreto, hubo alrededor de 96 terremotos de magnitud 2, y un par de terremotos de magnitud 4 (M 4.3 y M 4.1) en las proximidades de una región de fallas que conectan la de San Andrés con la Falla Imperial.

Señales del interior de la Tierra

Aunque este tipo de enjambres no son excepcionales, en ocasiones son una señal de alarma que avisa de la ocurrencia de un gran terremoto. Tal como dijo Kelly Huston, portavoz de la oficina de comunicación de crisis en Fox News, este tipo de alertas se suele producir una o dos veces al año.

Según los cálculos que hizo entonces el USGS, las probabilidades de un terremoto de magnitud 7 aumentaron hasta rondar unas cifras situadas entre el 0,006 y el 0,2 por ciento. Pero a partir de este 7 de octubre, los geólogos consideran que las probabilidades caerán con el tiempo y se pondrán en los niveles habituales. Al menos si no se produce un nuevo fenómeno de enjambre de terremotos.

Tal como explicó Morgan Page, geofísico del USGS en Fox News, la falla de San Andrés sufre un gran terremoto una vez cada 300 años. Pero se da el hecho de que la parte sur de la falla no ha liberado su tensión desde el año 1690, o sea, hace 326 años. «Hay una tensión importante acumulada en la pared sur de la falla», dijo Page.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios