Ciencia

Esto es lo que le pasó al malogrado Beagle 2 en Marte

El vehículo europeo, perdido durante once años, aterrizó en el Planeta rojo, abrió sus paneles solares y estuvo muy cerca de tener éxito

Los investigadores creen que el Beagle 2 abrió de tres a cuatro paneles solares tras aterrizar en Marte
Los investigadores creen que el Beagle 2 abrió de tres a cuatro paneles solares tras aterrizar en Marte - ESA
J. DE J. - Actualizado: Guardado en:

El fracaso del módulo Schiaparelli de la Agencia Espacial Europea (ESA), que se estrelló en Marte hace unas semanas cuando intentaba aterrizar tras separarse del orbitador TGO, trajo a la memoria la historia de otro malogrado aterrizador europeo, el Beagle 2. Este vehículo británico de la misión Mars Express dejó de establecer contacto en diciembre de 2003, también tras ser liberado por su nave nodriza, y nada se supo de él durante más de una década. No fue hasta 2014 que la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA encontró al artefacto sobre la superficie del Planeta rojo. Ahora, científicos de la Universidad de Leicester y la de Montfort han dado un paso más para esclarecer el misterio y entender exactamente qué le sucedió al Beagle 2, gracias a una técnica de investigación innovadora. Y han concluido que no se estrelló, sino que fue capaz de aterrizar y desplegar hasta los cuatro paneles solares que portaba. Estuvo muy cerca de tener éxito. Por qué no se comunicó con la Tierra, todavía es un enigma.

Los investigadores han revelado por primera vez que el Beagle 2 abrió al menos tres, y posiblemente los cuatro, paneles solares que se suponía que debía desplegar después de posarse en la superficie del planeta. Hasta ahora se pensaba que tan solo dos de los cuatro paneles se habían abierto.

A pesar de su detección por la MRO, debido al pequeño tamaño de la sonda y la resolución limitada de la cámara HiRISE en el satélite, la configuración exacta del módulo de aterrizaje en Marte no estaba clara. La colección de ocho imágenes de la sonda y el uso de técnicas avanzadas de procesamiento de imágenes no lo contaban todo.

Pero al profesor Mark Sims, exdirector de la misión Beagle 2 y profesor de Astrobiología de la Universidad de Leicester, se le ocurrió realizar un juego de imágenes simuladas y reales del Beagle 2 para conocer qué pudo haber ocurrido.

La técnica se basa en la simulación de posibles configuraciones del módulo de aterrizaje en la superficie y la comparación de la luz del Sol reflejada por el módulo de aterrizaje simulado con las imágenes sin procesar disponibles de la cámara HiRISE en un número de diferentes ángulos del Sol. Un software comercialmente disponible que se utiliza para el modelado 3D fue adaptado para permitir este análisis.

«Aterrizaje exitoso»

La comparación visual entre las imágenes reales y simuladas permitió identificar la configuración de los paneles solares desplegados. «Estamos encantados de decir que hemos ido mucho más allá de este plan original para llegar a la emocionante conclusión de que el Beagle 2 no se estrelló, sino que aterrizó y probablemente desplegó la mayor parte de sus paneles. Esperamos que estos resultados ayudan a resolver un misterio de hace mucho tiempo y beneficiar a las futuras misiones a Marte», afirma Nick Higgett, líder del equipo de simulación de Montfort.

Para Mark Sims, «estamos un paso más cerca de saber lo que pasó. En realidad, es posible que, por supuesto, nunca se sepa exactamente lo que causó su incapacidad para comunicarse después de lo que ha sido confirmado como un aterrizaje exitoso, lo cual fue un logro fantástico por el equipo del Beagle 2».

Este trabajo confirma que la transmisión de la antena probablemente fue obstaculizada por uno de los paneles qué falló al desplegarse, lo que confirma la ya supuesta teoría.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios