Ciencia

Dione, luna de Saturno, puede tener un océano subterráneo

Investigadores belgas creen que este satélite se une al «club de los mundos-océano», que tienen mares en su interior

Dione con Saturno y sus anillos en el fondo
Dione con Saturno y sus anillos en el fondo - NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:
Dione, con Encelado al fondo
Dione, con Encelado al fondo- NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Un océano bajo la superficie yace en lo más profundo de Dione, luna de Saturno, según los nuevos datos de la misión Cassini de la NASA. Otras dos lunas de Saturno, Titán y Encelado, son ya conocidas por ocultar océanos globales por debajo de sus cortezas heladas, pero el nuevo estudio sugiere que en Dione puede estar sucediendo algo similar.

Los investigadores del Observatorio Real de Bélgica muestran que los datos de gravedad obtenidos de los recientes sobrevuelos de la Cassini pueden explicarse si la corteza de Dione flota sobre un océano situado a 100 kilómetros por debajo de la superficie. El océano tiene varias decenas de kilómetros de profundidad y rodea un gran núcleo rocoso. Visto desde dentro, Dione es muy similar a su vecino más pequeño pero más famoso Encelado, cuya región del polo sur expulsa enormes chorros de vapor de agua al espacio. Dione parece ser tranquila ahora, pero su superficie rota da testimonio de un pasado más tumultuoso.

Los autores modelan las capas de hielo de Encelado y Dione como icebergs globales sumergidos en agua, donde cada pico de hielo de la superficie es apoyado por una gran quilla bajo el agua. Los científicos han utilizado este enfoque en el pasado, pero los resultados anteriores habían predicho una corteza muy gruesa de Encelado y ningún océano en absoluto para Dione. «Como un principio adicional, asumimos que la corteza helada puede soportar sólo la cantidad mínima de tensión o compresión necesaria para mantener formas de relieve de la superficie», dice Mikael Beuthe, autor principal del nuevo estudio. «Más estrés podría romper la costra a pedazos».

Más cerca en Encelado

De acuerdo con el nuevo estudio, el océano de Encelado está mucho más cerca de la superficie, especialmente cerca del polo sur, donde géiseres erupcionan a través de unos pocos kilómetros de la corteza. Estos resultados concuerdan bien con el descubrimiento del año pasado por la Cassini de que Encelado sufre grandes oscilaciones hacia atrás y hacia adelante, llamadas libración, durante su órbita. La libración de Encelado sería mucho menor si su corteza fuera más gruesa. En cuanto a Dione, el nuevo estudio encuentra que alberga un profundo océano entre su corteza y el núcleo. «Al igual que Encelado, Dione tiene libración pero por debajo del nivel de detección de Cassini», apunta Antony Trinh, coautor del nuevo estudio. «Un futuro orbitador alrededor de las lunas de Saturno podría poner a prueba esta predicción».

Representación del interior de Encelado con corteza de hielo, el océano y núcleo sólido
Representación del interior de Encelado con corteza de hielo, el océano y núcleo sólido- NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

¿Bueno para la vida?

Probablemente, el océano de Dione ha sobrevivido durante toda la historia de la luna, y por lo tanto puede ofrecer una zona habitable para la vida microbiana. «El contacto entre el océano y el núcleo rocoso es crucial», subraya Attilio Rivoldini, coautor del estudio. «Las interacciones entre la roca y el agua proporcionan nutrientes clave y una fuente de energía, siendo ambos ingredientes esenciales para la vida». El océano de Dione parece ser demasiado profundo para facilitar el acceso, pero Encelado, así como la luna Europa de Júpiter son lo suficientemente generosas como para expulsar las muestras de agua al espacio, listas para ser recogidas por una nave espacial que pase por encima.

El club de los «mundos océano» -lunas heladas o planetas con océanos bajo la superficie- gana nuevos miembros con cada nueva misión para el sistema solar exterior. Tres mundos oceánicos orbitan Júpiter, tres orbitan Saturno, y Plutón también podría pertenecer al club, de acuerdo con recientes observaciones de la nave New Horizons. El enfoque para modelar cuerpos planetarios utilizados en este estudio es una herramienta prometedora para estudiar estos mundos si podemos medir su forma y campo de gravedad, de acuerdo con Mikael Beuthe. «Las misiones futuras visitarán las lunas de Júpiter, pero también deben explorar Urano y los sistemas de Neptuno», advierte.

El estudio aparece esta semana en la revista Geophysical Research Letters.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios