Ciencia

El Curiosity comienza un nuevo capítulo de la exploración de Marte

El rover buscará evidencias de un pasado rico en agua en una zona más elevada de las laderas del Monte Sharp

Autorretrato del Curiosity en las colinas de Murray
Autorretrato del Curiosity en las colinas de Murray - NASA / JPL-Caltech / MCIA
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

Después de recoger polvo de roca perforada en el paisaje más bello de Marte jamás visitado por un rover, el Curiosity, laboratorio móvil de la NASA por terreno marciano, se dirige ahora hacia destinos más «elevados» en las laderas del Monte Sharp. De esta forma, ha comenzado una misión de dos años que le llevará, primero, a una cresta cubierta con hematita, un mineral rico en óxido de hierro, y después, a un lecho de roca rica en arcilla. En estos sitios clave investigará evidencias de ambientes antiguos ricos en agua, que contrastan con las duras y secas condiciones de la superficie del Planeta rojo en la actualidad.

«Seguimos para llegar a las capas más altas y más jóvenes en el monte Sharp», ha explicado el científico Ashwin Vasavada, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California. «Incluso después de cuatro años de exploración cerca de la montaña, esta todavía tiene el potencial de sorprendernos por completo».

«El Curiosity estudia la antigua habitabilidad y el potencial para la vida», dice Michael Meyer, de la NASA en Washington. «Esta misión, que explora la sucesión de capas de roca, está leyendo las 'páginas' de la historia de Marte para cambiar nuestra comprensión del planeta y cómo ha evolucionado. El Curiosity ha sido y seguirá siendo una piedra angular en nuestros planes para futuras misiones».

Este sitio de perforación más reciente -el 14 para el Curiosity- se encuentra en una capa geológica de unos 180 metros de espesor, llamada la formación de Murray. El Curiosity ha subido casi la mitad del espesor de esta formación hasta el momento y ha encontrado que se compone principalmente de lutolita, formada a partir de barro que se acumula en el fondo de lagos antiguos. Los resultados indican que el entorno del lago era perdurable, no efímero. Para más o menos la primera mitad de la nueva extensión de la misión de dos años, el equipo del rover anticipa la investigación de la mitad superior de la formación Murray.

«Vamos a ver si ese registro de los lagos continúa más allá», dice Vasavada. «Cuanto más vertical es el espesor que vemos, durante más tiempo estuvieron presentes los lagos, y durante más tiempo existieron condiciones de habitabilidad. ¿Cambió el ambiente antiguo con el tiempo?».

La hematita y la arcilla por encima de la formación Murray se identificaron a partir de observaciones desde la órbita de Marte antes del aterrizaje del Curiosity. La información sobre su composición recogida por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA lo convirtió en destino de alta prioridad para la misión del rover, ya que tanto la hematita como la arcilla se forman típicamente en ambientes húmedos.

La NASA aprobó la segunda extensión de la misión de Curiosity este verano sobre la base de los planes presentados por el equipo del rover. Extensiones adicionales para explorar más arriba en el Monte Sharp pueden ser consideradas en el futuro. La misión Curiosity ya ha conseguido su objetivo principal de determinar si la región de aterrizaje ofreció alguna vez condiciones ambientales que habrían sido favorables para la vida microbiana. La misión encontró evidencias de ríos y lagos antiguos, con una fuente de energía química y todos los ingredientes químicos necesarios para la vida tal como la conocemos.

La misión también analiza el ambiente moderno de Marte, incluyendo los niveles de radiación natural. Junto con otras misiones robóticas al Planeta rojo, es una pieza importante para organizar una futura ,misión tripulada lanzada por la NASA a partir de 2030.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios