Ciencia

A cinco leonas de Bostwana les crece la melena y se comportan como machos

Una incluso ruge e intenta montar a otras hembras

Una de las leonas con melena estudiadas por los investigadores
Una de las leonas con melena estudiadas por los investigadores - Simon Dures
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

Entre los leones, los machos se distinguen por su frondosa y exótica melena, que utilizan para atraer a sus compañeras, y por su rugido, amenaza ante quienes osen entrometerse en su territorio y grito de autoconfirmación. Ellas, más discretas, ni tienen una apariencia tan exuberante ni son tan ruidosas. Esa es la teoría, porque si creía fácil distinguir a un león macho de una hembra, quizás a partir de ahora decida mirar dos veces. Investigadores de la Universidad de Sussex (Reino Unido) han descubierto en la Reserva Natural de Moremi, en el delta del Okavango, Botswana, cinco leonas que no son tan femeninas. Les ha crecido la melena y se comportan como sus congéneres del sexo opuesto. Una de ellas incluso ruge e intenta montar a otras hembras, según publica la revista New Scientist.

Hasta ahora, los relatos sobre estas leonas masculinizadas habían sido extremadamente raros, una anécdota. Pero los investigadores de Sussex han seguido el rastro a cinco de ellas. Durante dos años, se centraron en la observación de una en particular, a la que llamaron SaF05, más grande que la mayoría de las hembras y con una melena por desarrollar. Este ejemplar intentaba montar a otras hembras. Además, rugía y dejaba marcas de olor mucho más a menudo de lo normal para su sexo, tanto como cualquier macho. Incluso mató a dos cachorros tras el enfrentamiento con una rival, cosa que no es propia de las hembras.

Según los expertos, la explicación al extraño comportamiento de las leonas puede tener que ver con sus altos niveles de testosterona, que afectan directamente al desarrollo de la melena. Estas hembras se aparean, pero no se quedan encintas, lo que puede significar que no son fértiles, una consecuencia de la testosterona elevada.

De igual forma, los científicos dicen en New Scientist que esta condición de las leonas no debe ser preocupante ni por el bienestar de los ejemplares concretos, que parecen estar sanos, ni desde una perspectiva de conservación, ya que no deja de ser un fenómeno raro.

La investigación aparece publicada en African Journal of Ecology.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios