Ciencia

China pone en órbita su segundo laboratorio espacial

Pekín enviará en octubre dos astronautas para que prueben este laboratorio, que será ampliado entre 2018 y 2022 con varios módulos que formarán una estación permanente

Momento del lanzamiento del cohete con el segundo laboratorio espacial de China, el Tiangong-2, en el centro de lanzamiento de Jiuquan, situado en el desierto del Gobi, a unos 1.600 kilómetros de Pekín, hoy
Momento del lanzamiento del cohete con el segundo laboratorio espacial de China, el Tiangong-2, en el centro de lanzamiento de Jiuquan, situado en el desierto del Gobi, a unos 1.600 kilómetros de Pekín, hoy - EFE

Dentro de su ambicioso programa para conquistar las estrellas, China ha puesto en órbita este jueves su segundo laboratorio espacial, llamado Tiangong 2 (Palacio Celestial 2). Dicho laboratorio, un cilindro de diez metros de largo y tres de diámetro que pesa 8,6 toneladas y gravitará a casi 400 kilómetros de la Tierra, servirá para probar la habitabilidad y mantenimiento de la futura estación que el autoritario régimen de Pekín quiere construir entre 2018 y 2022.

«El lanzamiento del Tiangong 2 sentará una base sólida para la construcción y las operaciones de una estación espacial permanente en el futuro», señaló a la agencia estatal de noticias Xinhua la subdirectora de la Oficina de Ingeniería de Misiones Tripuladas, Wu Ping.

Para probar sus condiciones de vida, dos astronautas viajarán al Palacio Celestial 2 a mediados de octubre y pasarán allí un mes efectuando unos 40 experimentos. Entre ellos destacan varias pruebas de medicina aeroespacial, física y biología, así como la puesta en marcha de un reloj atómico que pasa por ser el más preciso del mundo porque solo se retrasa un segundo cada mil millones de años.

En abril del próximo año, la primera nave de transporte china, Tianzhou 1, se acoplará con el laboratorio espacial para almacenar combustible y otros suministros. A partir de 2018, China quiere poner en órbita el módulo principal de su estación espacial, que pesará 20 toneladas. Una vez terminada, dicha estación con forma de T estará compuesta por tres módulos, dos paneles solares de 30 metros a modo de alas y dos brazos robóticos.

El Hubble chino

A ella podrá acoplarse un telescopio espacial con la misma resolución que el famoso Hubble, pero con un campo de visión 300 veces mayor. Según explicó recientemente a los medios chinos el subdirector del Centro de Control Aeroespacial de Pekín, Li Jian, el módulo orbital y la sala de mandos del laboratorio Tiangong 2 serán exactamente iguales que los de la futura estación. Hacia 2022, su estructura será ampliada con otros dos módulos para experimentos científicos, lo que permitirá que entre tres y seis cosmonautas puedan permanecer en la estación hasta medio año.

Aspecto que tendrá la estación espacial china
Aspecto que tendrá la estación espacial china- @ChinaInSpace/TWITTER

Este nuevo laboratorio espacial reemplaza al Tiangong 1 (Palacio Celestial 1), que fue lanzado en 2011 y al que acoplaron tres misiones tripuladas para efectuar distintos experimentos. Ya fuera de servicio, gravita a unos 370 kilómetros de la Tierra y desciende cien metros cada día, por lo que se espera que entre en la atmósfera y se desintegre en la segunda mitad del próximo año.

Desde que China lanzó a su primer hombre al espacio en 2003, ha llevado a cabo cinco misiones tripuladas e incluso ha posado un vehículo sobre la Luna, adonde quiere enviar el próximo año otra sonda que recoja muestras y regrese a la Tierra. Disputándole la conquista del espacio a Estados Unidos y Rusia, China quiere llevar a sus astronautas a la Luna a partir de 2020 y enviar también una sonda a Marte.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios