Ciencia

El cerebro de los adolescentes aprende de forma diferente

La búsqueda de recompensas inmediatas les ayuda a formar recuerdos de forma duradera

El cerebro de los adolescentes aprende de forma diferente
Pilar Quijada Madrid - Actualizado: Guardado en:

Si algo caracteriza la adolescencia es la búsqueda del placer inmediato y sensaciones nuevas. Desde la psicología y la pedagogía se intenta poner orden en su cerebro enseñándoles a demorar la gratificación y potenciando el autocontrol. ¿Y si esta característica de los quinceañeros fuera en realidad una estrategia adaptativa? Eso es precisamente lo que propone un estudio que publica el último número de la revista "Neuron".

Investigadores del instituto Zuckerman de la Universidad de Columbia proponen que la búsqueda de recompensas inmediatas una es en realidad una característica única del cerebro de los adolescentes que les permite aprender y formar recuerdos de forma mucho más rápida. A diferencia de lo que ocurre en los adultos, dos regiones del cerebro trabajan en estrecha colaboración para lograrlo. Por un lado el estriado, una estructura que forma parte del sistema de recompensa y está implicada en funciones superiores que van desde la planificación a la toma de decisiones. Y en especial es fundamental en el aprendizaje por refuerzo.

La otra región que funciona de forma altamente coordinada con el estriado en el cerebro de los adolescentes, según han descubierto los investigadores de Columbia, es el hipocampo, que podría definirse como el cuartel general de la memoria. El hallazgo fue sorprendente, reconocen. "Aunque el hipocampo es fundamental para almacenar recuerdos sobre sucesos, lugares o personas, no se suele relacionar con el aprendizaje", explican.

En principio los investigadores se centraron en el sistema de recompensa, en concreto en el estriado, que participa también en el aprendizaje por refuerzo. Utilizaron una serie de test de aprendizaje y pruebas de imagen en adolescentes y adultos. Puesto que los adolescentes son propensos buscar recompensas, los investigadores esperaban que los quinceañeros superaran a los adultos en tareas de aprendizaje guiado por recompensas. Y para ver qué ocurría en los cerebros de ambos grupos les sometieron a una resonancia mientras llevaban a cabo las pruebas.

Les mostraron uan siere de imágenes de flores y mariposas y tenían que averiguar qué mariposas visitaban con más frecuencia determinado tipo de flores. Algo que sólo podían hacer por ensayo y error, al principio, y estableciendo relaciones después. En la pantalla aparecía la palabra acierto o error después de sus respuestas. Además aparecía una imagen que no tenía ninguna relación con la tarea que estaban realizando, desde un lápiz a una sandía.

Después les sometieron a un test de memoria en el que tenían que recordar esas imágenes no relacionadas que aparecían en la pantalla mientras hacían el test de aprendizaje. Y el resultado fue que los adolescentes las recordaban mucho mejor que los adultos, lo que sugerían que tenían una capacidad adicional para recordar detalles no relacionados con la tarea que realizaban.

Y la clave parecía estar en el hipocampo. La resonancia magnética mostraba que en el cerebro adulto se activaba durante la prueba solo el estriado. Mientras que en los adolescentes el estriado y el hipocampo se activaban de forma conjunta y estrechamente relacionada. Además había un pico en la actividad del hipocampo cuando realizaban una tarea de aprendizaje que no estaba presente en los adultos.

El trabajo sugiere que el comportamiento típico de los adolescentes de búsqueda de recompensas no es necesariamente perjudicial. Por el contrario, puede ser crítico para la maduración de su cerebro, aún en construcción. Con él, "el cerebro adolescente podría entender de forma mucho más rica el entorno que le rodea durante esta importante etapa de la vida".

Esta estrecha colaboración entre las dos regiones del cerebro podría explicar por qué en esta etapa de la vida se forman recuerdos muy vívidos que permanecen durante toda la vida. La adolescencia es una etapa en la que se empieza a desarrollar su independencia y para ello esta función de "aprendizaje a toda marcha" guiada por el sistema de recompensa del cerebro es esencial.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios