«Nature»

Caín está en nuestras raíces

La violencia letal entre humanos pudo haber sido heredada de los ancestros que compartimos con los primates

Esta conducta mortal en nuestra especie es seis veces superior a la media de los mamíferos

Cráneo 17 de la Sima de los Huesos, prueba de uno de los primeros casos de asesinato documentados de toda la Historia
Cráneo 17 de la Sima de los Huesos, prueba de uno de los primeros casos de asesinato documentados de toda la Historia - Javier Trueba/Madrid Scientific Films

Es el eterno dilema. ¿El hombre es un lobo para el hombre, como defendía el filósofo del siglo XVII Thomas Hobbes o un buen salvaje en origen, fatalmente corrompido por la civilización que ha construido, como propugnaba un siglo más tarde Jean-Jacques Rousseau? La investigación que publica esta semana la revista «Nature» puede ayudar a arrojar luz sobre el asunto. Un equipo de cuatro investigadores liderado por José María Gómez, científico de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA-CSIC), en Almería, ha utilizado un método estadístico que compara la incidencia de la violencia letal cometida dentro de nuestra propia especie, el Homo sapiens, a lo largo de su historia, con la que ejercen otros mamíferos entre sí. Y en nuestros comienzos no éramos precisamente pacíficos. El hombre de las cavernas agredía a sus congéneres hasta la muerte tanto como los grandes simios, por lo que es muy posible que hayamos heredado esa conducta violenta de nuestros ancestros comunes a lo largo de la evolución. A Rousseau se le ponen las cosas difíciles.

El equipo de Gómez recogió información acerca de 4 millones de muertes de individuos pertenecientes a 1.024 especies de mamíferosque aparecen en trabajos científicos sobre historia natural y biología, incluidos ratones, caballos, murciélagos, conejos y monos. Los datos sobre el ser humano vienen de 600 estudios de restos desde el Paleolítico hasta la actualidad.

Los investigadores calcularon la proporción de muertes atribuidas a la violencia ejercida en cada especie por sus propios miembros. Y este es un punto a tener en cuenta. Lógicamente, los leones y tigres matan habitualmente a inocentes herbívoros para alimentarse, pero también, en ocasiones, se agreden hasta el punto de quitarse la vida entre ellos.

En el conjunto de los mamíferos, la media de muertes provocadas por esta causa ha resultado del 0,3%, aproximadamente una de cada 300. Los suricatos, mangostas, leones y otros grandes gatos, lobos y otros cánidos sociales, algunos lemures, papiones y ardillas terrestres resultaron ser los más agresivos, mientras que los cetáceos (ballenas y delfines), murciélagos y marsupiales, los más pacíficos.

Sociales y territoriales

Los «asesinatos» entre los ancestros de los grandes simios alcanzan el 1,8% y luego llegamos nosotros, con un 2%, aproximadamente seis veces más que la media de los mamíferos incluidos en el estudio. Entonces, ¿la violencia es innata en el ser humano? «Hay que introducir un matiz importante. La violencia humana tiene un componente evolutivo, es decir, es un rasgo que compartimos con otras especies emparentadas y que deriva de nuestros ancestros. Pero eso no significa una mera herencia genética», explica Gómez a ABC. «En cierta medida, también podemos compartir con nuestros ancestros condicionantes ambientales que influyan en los comportamientos violentos. La sociabilidad o la territorialidad son dos de ellos pero también puede haber otros. Por eso, nosotros no usamos la expresión ‘innata’, porque no queremos que nuestros resultados sean malinterpretados», añade el biólogo evolutivo.

En efecto, las especies sociales y muy territoriales, cuyos miembros están en estrecho contacto y los grupos pueden verse envueltos en competiciones por los recursos, presentan índices mayores de violencia.

Evolución de las agresiones letales entre miembros de la misma especie en mamíferos no humanos
Evolución de las agresiones letales entre miembros de la misma especie en mamíferos no humanos- Nature

El investigador explica que la violencia entre los seres humanos ha variado ampliamente con el tiempo, en la mayoría de los casos demasiado rápidamente para ser atribuible a cambios genéticos. Las muestras del paleolítico tienen tasas muy cercanas al 2% previstas en el origen de nuestra especie, pero luego cambian. «Nuestro análisis de las sociedades humanas a lo largo de distintos periodos históricos indica que la violencia letal en humanos ha sufrido cambios. En algunos periodos ha aumentado mucho con respecto a las sociedades primitivas y a los valores esperables por nuestro parentesco evolutivo. Pero en otros periodos, en particular en los siglos más recientes, ha descendido. No es posible determinar con nuestro estudio si esta tendencia descendiente continuará o no», señala.

En definitiva, la violencia en el ser humano tienen un componente evolutivo, pero las sociedades pueden modificar su manifestación. Como explica Mark Pagel, profesor de la Escuela de Ciencias Biológicas en la británica Universidad de Reading, en un artículo que acompaña al estudio, las tasas de homicidios en las sociedades modernas que tienen fuerzas policiales, sistemas legales, prisiones y actitudes culturales fuertes contra la violencia son de 0,01%, unas 200 veces más bajas que la predicción de los autores en nuestro estado natural. Así que, una vez más, aunque Caín también esté en nuestras raíces, si algo nos diferencia es que podemos ser los autores de nuestro propio destino.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios