Llegaron a medir nueve metros de largo y a pesar al menos 8 toneladas
Llegaron a medir nueve metros de largo y a pesar al menos 8 toneladas - ABC

La sed acabó con los mamuts de Alaska

El ascenso del nivel del mar encogió la extensión del último reducto de estos animales y dificultó que accedieran al agua potable

MADRIDActualizado:

Los mamuts eran criaturas colosales que podían llegar a los nueve metros de longitud y a los cinco de alto (hasta la cruz), y que podían hacer temblar la tierra con sus casi ocho toneladas de peso. Pero la mayoría de ellos se extinguió a finales de la última glaciación, (hace unos 12.000 años). Sin embargo, una pequeña población de mamuts, los mamuts lanudos, sobrevivivó en la isla de Saint Paul (Alaska), hasta el 6.000 a.C.. Su desgracia y su salvación fue quedar atrapados allí, después de que los niveles del mar subieran y cerraran el acceso al continente.

Hasta ahora, no se ha llegado a ningún acuerdo sobre por qué estos animales, y otros representantes de la megafauna, desaparecieron, pero parece ser que el cambio climático y la caza llevada a cabo por los humanos tuvieron mucha importancia.

Según un estudio publicado este lunes en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences», los mamuts lanudos de Alaska murieron a causa del ascenso del nivel del mar, porque esto impidió que accedieran a fuentes de agua dulce.

«Los recursos de agua dulce son como la pistola que les llevó a una situación insostenible», explicó Matthew Wooler, investigador de la Universidad de Alaska Fairbanks y coautor del estudio.

Después de analizar los sedimentos del lago principal situado en la isla de Saint Paul, los investigadores concluyeron que los mamuts se habían extinguido de allí hace unos 5.600 años, y concluyeron que el mar de Bering pasó por una etapa de sequía y pérdida de calidad del agua al mismo tiempo en que los mamuts se desvanecieron.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron la presencia de isótopos de oxígeno en los restos de organismos encontrados en los antiguos sedimentos del lago, incluyendo a microbios y a invertebrados. Gracias a esta información, concluyeron que los niveles del lago habían disminuido.

Además de esto, los análisis de isótpos de los dientes y huesos de los mamuts también indicaron que las condiciones se fueron haciendo progresivamente más secas, hata la extinción.

Aparte de ser una investigación relevante para reconstruir el pasado de una de las extinciónes prehistóricas mejor datadas, los científicos creen que han conseguido aportar una prueba más de la fragilidad de las islas ante los cambios climáticos.

El motivo es que se cree que los mamuts lanudos, aislados en Saint Paul después de que el mar sumergiera un corredor de tierra que los unía con Alaska, quedaron atrapados en una franja de tierra cada vez más menguante. Con el ascenso del nivel del mar, la isla quedó cada vez más encogida, dificultando a estos animales encontrar agua fresca. Pero, tal como ha alertado Wooler, es posible que el cambio climático actual cambie las condiciones aún más rápido, y que la situación sea para algunos animales más difícil incluso que la sufrida por aquellos mamuts.