Ciencia

400 científicos cargan contra Trump por negar el cambio climático

Investigadores de la Academia Nacional de Ciencias, como Stephen Hawking, han dicho en una carta pública que el cambio climático no es una farsa o una conspiración, sino una realidad física

Han alertado que las consecuencias de no reducir las emisiones podrían ser drásticas e irreversibles y que podrían durar miles de años, mucho más que uno o dos ciclos electorales de Estados Unidos

Donald Trump, candidato republicano para la presidencia de Estados Unidos, durante un discurso celebrado este jueves en Pensilvania
Donald Trump, candidato republicano para la presidencia de Estados Unidos, durante un discurso celebrado este jueves en Pensilvania - AFP
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

«El cambio climático de origen humano no es una creencia, ni una farsa, ni una conspiración. Es una realidadfísica». Estas han sido las palabras elegidas por 375 científicos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos para comenzar una carta pública dirigida a los que niegan el cambio climático. Y en especial al candidato republicano para la Casa Blanca, Donald Trump.

«Durante la campaña de las primarias presidenciales, se dijo que la Tierra no se está calentando, o que el calentamiento ha sido provocado solo por causas naturales», prosiguen los científicos, entre los que está Stephen Hawking o el español Francisco Ayala, y un total de 30 premios Nobel. «Pero eso no es consistente con la realidad».

Aunque en ningún momento los científicos mencionan el nombre de Trump, reconocen su «gran preocupación de que el candidato republicano a la presidencia haya mencionado la salida de Estados Unidos del acuerdo de París», al que llaman el «Parexit».

El texto, publicado en el portal «ResponsibleScientists.org», ha salido a la luz este martes después de que en mayo Trump dijera ante sus seguidores que «cancelaría» el acuerdo de Paris. Un tratado por el cuel 195 países acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el ascenso de las temperaturas.

«Cualquier regulación que esté obsoleta, que sea innecesaria o mala para los trabajadores o el interés nacional, será hecha trizas y desechada por completo», dijo en otro discurso el candidato, tal como recogió la BBC, para referirse a la legislación de protección del medio ambiente. «Y vamos a hacer todo esto a la vez que tomamos las medidas para que nuestras preocupaciones medio ambientales sean racionales», matizó.

En anteriores ocasiones definió al cambio climático como una «farsa», pidió disminuir las restricciones de la protección del medio ambiente y propuso aumentar las perforaciones de pozos petrolíferos.

El futuro está en peligro

Según reconocen los científcos en «ResponsibleScientists.org», muchos críticos con la teoría del origen humano del cambio climático dicen que no hay certeza absoluta sobre la implicación del hombre, pero, tal como añaden: «La absoluta certeza es inalcanzable. Pero estamos seguros más allá de una duda razonable, de que el problema del cambio climático antropogénico es real, serio e inmediato y que supone unos riesgos significativos».

Estos riesgos hacen peligrar «nuestra habilidad para sobrevivir y construir un futuro mejor, mantener nuestra seguridad nacional, tener salud y producir comida». Y también afecta al resto de los seres vivos: «Hace peligrar la red interconectada de sistemas vivos».

Las evidencias del cambio climático

¿Cuáles son las pruebas para afirmar esto? «Nuestras huellas sobre el sistema climático están por todas partes», prosiguen. «Pueden verse en el calentamiento de los océanos, de la superficie de tierra y de la baja atmósfera. Se identifican en el aumento del nivel del mar, los patrones alterados de lluvias, la retirada del hielo del Ártico, la acidificación de los océano y otros muchos aspectos».

Y no es un fenómeno que solo ocurra en zonas remotas: «Está presente aquí y ahora, en nuestro propio país, en nuestros propios estados y en nuestras propieas comunidades».

Además, «la ciencia básica sobre cómo los gases de efecto invernadero atrapan el calor es clara, y ya tiene un siglo», han recordado los investigadores. Tanto que esta ciencia trajo a los gobiernos de todo el mundo a París, a pesar de «sus diferencias en sus sistemas de gobierno, de sus intereses nacionales, de su distinta culpabilidad por las pasadas emisiones o de sus distintas vulnerabilidades ante el cambio climático futuro».

Un temible «Parexit»

Para los científicos, el rechazo del acuerdo de París en Estados Unidos sería catastrófico: «Un "Parexit" (salida de Paris) enviaría un claro mensaje al resto del mundo: "Los Estados Unidos no se preocupan del problema del cambio climático causado por el hombre"».

Esta salida supondría, en su opinión, que sería «mucho más difícil desarrollar una estrategia global para mitigar y adaptarse al cambio climático».

«Los líderes de más de 190 países reconocieron que el problema del calentamiento global causado por el humano es un peligro para los presentes y futuros ciudadanos de nuestro planeta». Y en medio de este panorama, «Estados Unidos puede y debe ser un protagonista a la hora de desarrollar soluciones innovadoras en el problema de reducir las emisiones».

El punto de no retorno

El riesgo de no hacerlo es acercarse al punto de no retorno, el momento a partir del cual las alteraciones en el clima de todo el mundo serían drásticas e irreversibles, lo que provocaría que comenzarían a ocurrir «grandes cambios en las corrientes océanicas, la pérdida de las capas de hielo y la extinción de especies».

Tal como han añadido, con cierta ironía, lo peor es que «las consecuencias climáticas de pasar este punto de no retorno no están confinadas a este o al siguiente ciclo electoral. Durarán muchos miles de años».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios