Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

De la mano de Ana Locking, llega el color

La diseñadora presentó una colección con mucha fuerza, trabajada de principio a fin, con mucho color, donde jugó con las siluetas y con las bellísimas telas

La firma se lució en la pasarella
La firma se lució en la pasarella - A. DE ANTONIO/ SAN BERNARDO

Hablar de Ana Locking es hablar de una diseñadora luchadora, reivindicativa, soñadora, que no se conforma, que necesita poner su aporte para un mundo más justo desde su púlpito: el de la moda.

Pero no como los predicadores a los que dedica esta colección -residió el desfile un busto de Donald Trump, «un predicador actual»-. Ella levanta su voz desde y con sus prendas. Así se titula la colección «Preachers & Believers» (predicadores y creyentes).

Ana Locking nos ha presentado sus propuestas para primavera-verano inspirándose en la cultura americana, que, como ella misma reconoce, «me atrae mucho», donde los políticos intentan convencer a los creyentes.

Aunque en pasarela los looks se mezclaban, había dos líneas muy marcadas en esta colección. Por un lado desarrolló patrones, en azul marino, blanco y oro, que simbolizaban las siluetas sobrias de los predicadores: los sastres clásicos. Todo muy estructurado y solemne, aunque con trampantojos.

Femenino y masculino

Para dar fuerza a las prendas femeninas, las cazoletas del pecho las saca al exterior de las prendas, al igual que las hombreras. Tops muy trabajados, con el cuello cruzado; camisolas largas en popelín.

Y una segunda línea, mucho más vitalista y luminosa en la que puso todo el color: rosas, verdes jardín, lima y metalizados para representar a sus votantes. En ella, el juego de las siluetas es un caos muy ordenado. Aparecieron guipures, jacquares y grandes lentejuelas. Pero no en los cortes establecidos, sino «rotos» y combinados de forma que los «looks» resultaban contemporáneos y, si me lo permite la diseñadora, diría que juguetones.

Para hombre, los pantalones son de cortes asimétricos, retorciendo la figura y jugando con el largo trasero del pantalón. Incluso reconoce: «Utilizo telas femeninas para prendas masculinas porque no encuentro lo que quiero».

Punto y aparte merecen los zapatos que ha presentado con la colección, de Gadea, hechos para ella: un calzado cómodo y actualizado, mules altos y bajos, donde se mezclan ante charol y napa en múltiples colores.

Ana Locking se atreve con todo y demuestra pasarela tras pasarela que no tiene límites.

Toda la actualidad en portada

comentarios