A. de Antonio/De San Bernardo
Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

El maestro Fortuny se actualiza con Ailanto

Los hermanos Muñoz, diseñadores de la firma Ailanto, han puesto de actualidad con sus estampados al maestro pintor, fotógrafo y experimentador textil

Actualizado:

Es fácil caer en la tentación, y todos los hacemos frecuentemente, de etiquetar a la gente que está a nuestro alrededor, más aun cuando se trata de artistas. Es lo que creo que nos pasa cuando pensamos en Ailanto, firma cuyos directores creativos son los hermanos Iñaki y Aitor Muñoz. Artistas de Bellas Artes que enfocaron su vida hacia el mundo de la moda. Y eso lo transmiten en el cuidado de sus estampaciones. Son unos maestros de la estampación.

Pero ellos no han sido ni los primeros ni serán los últimos artistas que de las Bellas Artes deriven en la moda. Un arte al fin y al cabo. Pensando en los que le precedieron han dedicado su colección a Mariano Fortuny y Madrazo, el hijo del gran pintor, que también artista, además de la pintura y la fotografía, dedicó su vida a lo textil.

La experimentación en los tintes y en los tejidos le llevó a crear a Fortuny y Madrazo el mítico vestido de Delphos, inspirado en la antigua Roma, y que ha sido modelo para muchos diseñadores posteriores. Los plisados que conseguía de forma artesanal también han continuado en la historia de la moda. Y ahora en Ailanto.

Los hermanos Muñoz han desarrollado una colección en la que a pinceladas y sobre una superficie de terciopelo, han recreado las pinturas y los plisados y los colores tintados del gran maestro Fortuny y Madrazo.

Rojos intensos y ocres monocolores se iban intercalando en la pasarela con las prendas estampadas en verdes y azules. Prendas oversized, especialmente en abrigos, pichis y monos. Y por supuesto vestidos vaporosos que nunca falta en la firma Ailanto. Unos bellos looks que no quieren tanto resaltar las siluetas de la mujer, sino la belleza que la envuelve.

Además del terciopelo, utilizado como lienzo de la colección, el moher y la seda se han ido intercalando, en un juego entre el brillo y lo mate.