Samsung EGO

El joven talento de la moda española cierra esta edición de la pasarela madrileña

La diseñadora gallega Elena Rial ha sido la ganadora del premio Fashion Talent en su VIII edición, con unas propuestas inspiradas en la comunidad Amish

Colección de Elena Rial, ganadora del premio Talent - S. B. y B. D.
Colección de Abrahansson - Belén Díaz/De San Bernardo
Vestidos de Mario Coello - Belén Díaz/De San Bernardo
Propuestas de Sole Ferrándiz - Belén Díaz/De San Bernardo
Colección de Euphemio - Belén Díaz/De San Bernardo
Colección de Nouman - Belén Díaz/De San Bernardo
Propuestas de Habey - Belén Díaz/De San Bernardo
Colección de Albec Bunsen - Belén Díaz/De San Bernardo
Viviana Von Bismarck, con una propuesta de Xevi Rey - Belén Díaz/De San Bernardo

Después de cuatro días muy intensos, donde treinta diseñadores consagrados nos dieron muestras del buen nivel que tiene la moda española, hoy han subido a la pasarela Samsung Ego diez jóvenes promesas del diseño. Con sus propuestas se cierra la 64 edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid.

Ha sido una de las veteranas de esta pasarela, Elena Rial la que sido galardonada con el premio Fashion Talent que concede Mercedes Benz. La diseñadora gallega nos trasladó a la comunidad Amish, pero a ese punto diferente que viven los adolescentes cuando cumplen la mayoría de edad y pueden disfrutar de la vida fuera. En la colección, los vestidos típicos florales, en paleta oscura, se van transformando en color. Destacaron los bordados a mano que reproducían los textos que encontró en una Biblia y de donde surgió la colección.

Pero la jornada la abrió la ganadora del premio Samsung Ego Innovation, Paty Abrahamsson, por su interactuación entre el mundo digital y el de la moda a través de hologramas de las modelos. En la parte más textil, sus propuestas estaban basadas en la versatilidad de las mangas de las prendas, que llegaban a convertirse en bufandas, y en las botas-leggins.

Elena Rial recibe el premio de manos de Cuca Solana
Elena Rial recibe el premio de manos de Cuca Solana- Belén Díaz/De San Bernardo

Con Mario Coello comenzaron los desfiles que competían para el premio Fashion Talent. El joven demostró que se ha curtido a las faldas de firmas importantes como Valentino, un aire que se veía en su colección. Todo a base de vestidos en colores empolvados y unas líneas muy sencillas, y mucho trabajo detrás. «Esta ha sido mi primera colección y estoy yo solo haciéndolo todo. Es complicado, no tengo un equipo detrás», nos comentaba antes de empezar el desfile. Un resultado que le debe dejar satisfecho. Aunque no tan valentino como Mario, las propuestas de Habey, inspiradas en Holanda, tenían también líneas clásicas, inspiradas en los trajes tradicionales del país. Con un complemento, que a veces se convierte en prenda, el babero, además de los bordados a mano de flores.

La jovencísima Sol Ferrándiz, recién salida de la Escuela de Diseño, nos presentó su proyecto fin de carrera. Con tan solo 21 años, su apoyo «es mi familia», nos reconocía, y ellos están presentes en los estampados de su colección. En su experimentación con las telas, ha fieltreado las lanas, con el resultado de un aspecto más compacto. Y aunque de momento no va a poner en marcha su firma, pues la han fichado una de las grandes de low cost, tiene tiempo para demostrar sus buenas ideas. El joven Euphemio, también busca apoyo e inspiración en su familia. A partir de unas fotos de sus abuelos (años 40/50) y ayudado por su madre en la elaboración de las prendas de lana, ha elaborado unas prendas unisex de siluetas muy actuales.

La parte más oscura de la edición, por su paleta de colores, del negro al gris y del gris al negro, la pusieron Studio 44, superveteranos en EGO -esta es su tercera y última colección en esta pasarela- y demostraron que tienen un publico fiel, con sus líneas de venta ya disponibles. Su colección fue una interpretación de las vestimentas de las tribus nómadas.

Rompiendo con las formas y los cortes, Nouman presentó una colección unisex, donde los conceptos se mezclan, se cruzan y las prendas se cortan de forma desigual y asimétricamente. Deforma las siluetas, perfora y alarga las mangas. Y como su propuesta es desestructura: monos y vestidos para hombre. También quiso romper con todo Albec Bunsen. De unos looks para megacelebrities, en rosa chicle, perfectamente elaborados, rompió y rompió hasta llegar a la paleta de los grises, con cortes asimétricos y desestructurados.

Cierra el desfile y la edición el semiveterano Xevi Fernández, es su segunda EGO, con unas siluetas muy femeninas, acompañadas de los colores pasteles, pero con unos tejidos muy tecnológicos: látex, neopreno. Vivila Von Bismarcha echó el telón hasta la próxima edición.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios