MBFWM. Primavera-verano 2017

Devota & Lomba: atemporalidad y minimalismo

Modesto volvió a dibujar su colección con una perfección arquitectónica en las líneas. Bicolor y con mucho volumen

Las colecciones de Modesto Lomba siempre tienen algo especial
Las colecciones de Modesto Lomba siempre tienen algo especial - A de Antonio/ De San Bernardo
MARISOL NAVARRO - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El arquitecto de moda, así podríamos definir al diseñador Modesto Lomba. Es como si dibujara con un tiralíneas o un compás sus colecciones. Ya sean con cortes en forma piramidal, rectangular o redondeada, cualquier forma geométrica cabe en su colección. De casta le viene al galgo. Aunque ya hace muchos años que dejara la arquitectura para dedicarse a la moda -hay que remontarse a 1988 cuando presenta, junto a su compañero ya fallecido Luis Devota, su primera colección en esta pasarela-, sigue impregnada en las raíces de esta firma.

La primera pregunta obligada al presidente de la Asociación Creadores de Moda de España cuando hablamos con- él en el backstage es el tema que está al filo de la calle: la oportunidad de los desfiles casi un año antes de su comercialización: «Hay que asumir el cambio sin miedo. Tenemos que cambiar esto porque deja de tener sentido. Lo que no sabemos es cómo hacerlo». Puede ser ese el motivo de que haya jugado un poco con la ambigüedad en los looks que presentó: colores claros, pero utilización de lanas frías, combinadas con gazar de algodón, linos encerados y sedas.

Las colecciones de Modesto Lomba siempre tienen algo especial, aunque a veces se le recrimine cierta monotonía. Normal, pues sus propuestas no salieron del blanco y el azul. Pero sus líneas sueltas transmiten sencillez, al mismo tiempo que elegancia y naturalidad. En esta ocasión, se minimaliza un poco más. Bajo el título Wabi-sabi (proverbio japonés que significa la capacidad de ver la belleza en las cosas imperfectas), volvió a proponer para la primavera-verano 2017 amplitud, mucho volumen.

Sobre una base de blanco, que es siempre su lienzo, fue jugando con la papiroflexia, el único adorno que se permitió en toda la colección. Predominaron los vestidos baby doll y las propuestas de escote palabra de honor.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios