MBFWM. Primavera-verano 2016

Los brillos más elegantes de Felipe Varela

Para esta próxima primavera-verano, aunque esté ya a la venta desde hoy su colección, el diseñador ha vuelto a repetir la mezcla de conceptos: el lujo y el sport. Los excesos de los años 80 con la funcionalidad de los 90

Los brillos más elegantes de Felipe Varela

Hoy no es una jornada cualquiera. Salvando las muy buenas colecciones que hemos presenciado estos tres días, acaba de empezar con Felipe Varela los desfiles de los más afamados o los más mediáticos. Le seguirán Alvarno, nuestros diseñadores más internacionales, que más gustan, y Jorge Vázquez, merecidísimo ganador del Premio L’Oreal por la colección que presentó en la edición anterior. Pero no solo eso nos depara el día de hoy en el Pabellón 14, también las colecciones de los maravillosos diseñadores de The 2ND Skin, con menos ruido mediático, y la nueva incorporación este año a la pasarela Malne, junto a Luke Leandro Cano y Esther Noriega.

El primero de los tres «gallitos» en salir del corral es el esquivo Felipe Varela, el diseñador de cabecera de la Reina Letizia, que volvió en febrero a la pasarela tras catorce años de ausencia, una desaparición que la firma explicó se debió a desavenencias con la dirección. Pues en su regreso parecía que las desavenencias continuaban, esta vez con la prensa: no quiso explicar a la prensa la colección que iba a presentar.

La bonita colección que presentó, moderna y arriesgada, no gustó en exceso a las damas que ocuparon el front row del desfile. Esperaban los vestidos de la Reina Letizia y se encontraron una colección muy juvenil, casi deportiva, por un lado y por otro, vestidos joyas, a veces rayando la suntuosidad. Y para la primavera-verano 2017 repite al mezclar conceptos: el lujo y el sport. Los excesos de los años 80 con la funcionalidad de los 90. Con una pasarela muy bien hilada, fueron apareciendo sobre la pasarela el lujo, un lujo elegante: vestidos red carpet y minivestidos de pailletes. Esos vestidos fueron los protagonistas de la colección junto con los complementos en pieles de chinchilla y visón. Además de chaquetas-vestidos, crop top y leggings de lujo.

Y apareció la parte más deportiva, más transgresora del diseñador: prendas que no perdían el toque glamuroso al tener incrustraciones de cristales Swarovski, aunque les pusiera a las prendas cuellos y puños deportivos. Parecía querer demostrar que sabe de todos los estilos, aunque se le hayan encasillado en uno, pero para eso no hacía falta que el Dj pusiera al final del desfile aplausos falsos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios