DE SAN BERNARDO
Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

Alvarno vuelve a demostrar que en España se sabe hacer moda

Con una colección con carácter y fuerza, muy estilo Alvarno, los diseñadores no pierden su esencia y siguen dando pasitos de gigantes para que la moda española recupere el puesto que se merece

Actualizado:

Álvaro Castejón y Arnaud Maillar, la pareja que diseñadores que está detrás de la firma Alvarno, tienen siempre algo en su forma de actuar, de hablar y de poner en escena sus propuestas que te engancha. No sé si es que viven la moda, no solo como su medio de vida, sino como algo más, o que no se les ha subido el éxito a la cabeza –y eso que en el 2016 les nombraron Personajes Fuera de Serie-, pero lo cierto es que admiramos que siempre quieran dar sobre la pasarela un pasito más.

Y aunque ellos hablan de una evolución en su estilo, que por supuesto es cierta, también es verdad que hemos visto su esencia, más que en la edición anterior, la de vestir a una mujer con fuerza, con ritmo, con espíritu Alvarno. La riqueza de sus tejidos y la forma de patronaje, consiguen que una tela vaporosa como es un drapeado, se convierta en un vestido ajustado y con mucho carácter.

Y en este pasito de gigante de Alvarno, ofrece unas prendas ligeras, muy ligeras, teniendo en cuenta que están presentando otoño-invierno 2018-19, y con cierta frivolidad, pero sin perder el respeto por la tradición y las cosas bien hechas. Ellos mismos han manifestado que «la moda que se ve en las pasarelas tiene unos magníficos equipos de profesionales de la costura detrás, con manos de oro y es algo que no se debe perder». Con estas declaraciones apoyan, como tantos otros diseñadores, el nuevo programa de «Maestros de la Costura», que visitarán en breve. Y es que ellos también quieren recuperar manos que se están perdiendo, de bordadoras, costureras, algo esencial en este mundo.

El negro es el protagonista, «pero luego nos dimos cuenta que había empezado muy oscura la colección y retomamos el color», nos comentaba Álvaro justo antes de iniciarse el desfile. Y, de repente, aunque el verde militar y el negro predominan, los rojos, los azules y los naranjas irrumpen en casi todas las prendas. Y lo hacen con flecos en la mayoría de las ocasiones, unos flecos que dan movimiento. Algo curioso es que, sin abandonar los pantalones cargo, algo que viene de lejos, aunque en esta ocasión sean más ajustados, con la superposición de minifalditas de flecos y armazón cambian completamente la forma de percibirlos.