Los bomberos temían que el desaparecido hubiese fallecido debido a la peligrosidad de la zona tras las tormentas.
Los bomberos temían que el desaparecido hubiese fallecido debido a la peligrosidad de la zona tras las tormentas. - LA VOZ
SIERRA DE GRAZALEMA

Angustioso rescate en la Garganta Verde de Grazalema

En una cornisa y con una leve hipotermia, los bomberos logran encontrar con vida a un senderista de 51 años que desapareció el viernes

CádizActualizado:

Los bomberos han podido rescatar con vida a un senderista en la Garganta Verde de Grazalema, pese a que la complejidad de la operación y la falta de noticias de la persona perdida hicieron temer lo peor en esta madrugada.

Los bomberos del Consorcio de la Provincia de Cádiz del Grupo de Rescate en Montaña (GRM) intervenían en la búsqueda y rescate de un hombre en la Garganta Verde, en la Sierra de Grazalema. Esta persona, de 51 años y nacionalidad inglesa, con domicilio en Algodonales, salió a recorrer el barranco de la Garganta Verde en solitario y sin conocimientos suficientes.

A las 22:14 horas del día 16, la Sala de Emergencia del 085 recibía el aviso de la pareja del desaparecido, alertando de que no había regresado de la ruta. Indica el lugar donde permanece aparcado su coche, y una vez que la Guardia Civil verifica la ubicación del vehículo en el exterior de la ruta de la Garganta Verde, el Grupo de Rescate en Montaña (GRM) se activa, trasladando nueve Bomberos hasta el lugar. No era posible comunicar con el desaparecido porque no lleva consigo teléfono móvil.

El desaparecido no llevaba móvil

Bomberos establecía tres grupos de tres efectivos cada uno para la búsqueda. Uno de ellos accedía al lugar río abajo, por la cabecera del barranco en carga de agua. Otro grupo lo hacía a través del puente de los Palominos, río arriba, por la salida. El tercero grupo se quedaba en el exterior a cargo de las comunicaciones y del material sanitario de atención primaria que por las características y dificultad del recorrido no podían portar los Bomberos que acceden al barranco.

La posibilidad de que el desaparecido estuviese fallecido provocaba que la búsqueda fuera extremadamente minuciosa, en el agua, pozas, cataratas y otros puntos. El grupo que accedía a través del puente de los Palominos llegaba a un lugar donde no podían continuar subiendo debido a la gran cantidad de agua del río, y tenía que regresar.

El grupo restante encontraba una mochila flotando en el agua en una zona de rápel peligrosa. No había señales del desparecido, por lo que continuaban la búsqueda hasta que, dos kilómetros más adelante, en torno a las 4:00 horas de la madrugada del sábado, encontraban al hombre en una cornisa, visiblemente asustado y con una leve hipotermia.

El grupo de Bomberos del GRM acompañaba al rescatado por el resto de la ruta hasta el exterior, realizando por él las maniobras de descenso. Sobre las 6:00 horas de la mañana alcanzaban el exterior del barranco, completando los nueve kilómetros de la travesía. El rescatado no precisaba asistencia sanitaria y regresaba a su casa acompañado de su pareja.

Hasta el lugar se habían trasladado nueve efectivos de bomberos del Grupo de Rescate en Montaña del CPBC con tres vehículos (L-14, L-15 y L-16).