La campaña de donación se ha desarrollado en las instalaciones del TEAR.
La campaña de donación se ha desarrollado en las instalaciones del TEAR. - L.V.
SOLIDARIDAD

Sangre militar para el Centro de Transfusión de Cádiz

Un centenar de infantes de Marina han participado en una campaña especial de donación

San FernandoActualizado:

«Seré respetuoso con mis mandos, leal con mis compañeros, generoso y sacrificado en mi trabajo» es el segundo mandamiento del Decálogo del Infante de Marina. Y la generosidad que aparece en este «credo», así como el espíritu de servicio propiamente castrense se ha visto reflejado en la campaña especial de donación de sangre que se realizó hace unos días en el acuartelamiento del Tercio de Armada, en San Fernando.

Un centenar de militares donaron sangre durante la jornada, organizada por el Centro de Transfusión Sanguínea en la Provincia de Cádiz (CRTS), que acudió a las instalaciones del Tercio de Armada con dos médicos, seis enfermeros y dos celadores. Este Centro ha agradecido «la gran colaboración de los responsables militares del TEAR de San Fernando, siempre comprometidos con la donación de sangre».

Asimismo, en el marco de esta campaña, 28 infantes de Marina se han incorporado como donantes al registro de médula ósea (REDMO). A través de este registro, creado por la Fundación Josep Carreras en 1991, los pacientes con leucemia (u otras enfermedades de la sangre) que precisen de un transplante de médula ósea para su curación y carezcan de un donante familiar compatible, pueden localizar a donantes voluntarios no emparentados que sí lo sean. En total, el REDMO, según la Fundación, cuenta con más de 290.000 donantes de médula ósea tipificados.

Ser donante de médula es sencillo e indoloro, solo hay que contar con buena salud, tener entre 18 y 55 años y acudir a un hospital para facilitar los datos básicos (edad, dirección, teléfono y breve historial clínico) y que le extraigan una muestra de sangre para estudiar sus características. Estos datos se introducen en la base de datos del registro de médula ósea a la espera de que aparezca un donante compatible. Un pequeño gesto que puede salvar muchas vidas.