Los dos policías que auxiliaron a un bebé que no respiraba en San Fernando - C.Cherbuy
Ángeles de la Guarda

«Hasta que no vimos que reaccionaba no nos tranquilizamos»

Dos policías locales de San Fernando salvan la vida a una bebé de dos meses

SAN FERNANDOActualizado:

Son las seis de la tarde. Javier Montesinos y Damián Gálvez realizan su ronda de forma tranquila, sin sobresaltos, hasta que deciden coger por la calle Tomás del Valle. Allí una mujer salta prácticamente delante del coche patrulla. Lleva algo entre los brazos pero los agentes de la Policía Local de San Fernando no distinguen qué es.

El susto que se dan contrasta con la mirada de la mujer que la casualidad, la suerte, azar, destino o llamése como quiera, quiso que se diera de bruces con sus ángeles de la guarda. Es entonces cuando Javier y Damián ven lo que la mujer sujeta, una bebé de dos meses.

Carmen, que así se llama la pequeña, se asfixia y los agentes meten de inmediato a la madre en el patrulla para dirigirse al hospital. «En un momento mi compañero me dice que coja yo a la niña, ya que la madre cada vez estaba más nerviosa al ver que la pequeña no reaccionaba» relata Damián que agarra a la bebé y la pone de lado.

«Cuando le presionó el pecho es cuando salen mocos y leche y parece que coge algo de aire, pero no rompe a llorar y eso nos pone también nerviosos. Hasta que no reaccionó cogiendo el dedo de la madre no nos tranquilizamos».

Su compañero Javier conduce con pericia y logra llegar en pocos minutos a San Carlos. La rapidez de la actuación fue vital. «Hay que agrede de también la labor de los médicos pues nada más llegar salieron de inmediato y se hicieron cargo de la pequeña».

Javier recuerda cómo latía su corazón y que tuvo qué pedir un cigarro «y eso que no fumo» para bajar la adrenalina. Pues pasaron de cero a mil en un minuto «para luego llegar de nuevo la tranquilidad». Los médicos salieron al poco y confirmaron que Carmen ya estaba estable.

Este lunes en agradecimiento los padres les entregará una placa a los agentes que aparecieron caídos del cielo para salvar la vida a su hija.

Javier Montesinos y Damián Gálvez fueron los dos policía que salvaron a Carmen una bebé de dos meses que dejó de respirar de repente y cuya madre salió desesperada en busca de ayuda.

La suerte hizo que se encontraran con estos dos policías que subían su calle en coche. Una casualidad que le salvó la vida a la pequeña.

De inmediato la subieron al patrulla y pusieron rumbo al hospital, pero en un momento se paran porque la niña no respira, ahí es cuando Damián la coge la pone de lado y tras presionar el pecho la pequeña suelta mocos y leche y comienza a respirar.

«Fueron unos momentos de angustias pero supimos reaccionar. La verdad es que nos temblaba todo, el corazón iba a mil por hora, pero ya cuando reacciona nos quedamos más tranquilos y en el hospital los médicos salieron de inmediato».