PATRIMONIO

El Cementerio de los Ingleses certifica su deterioro con la caída de uno de sus muros

A pesar de ser un Bien de Interés Cultural y de encontrarse dentro del legado patrimonial de 1812 las administraciones lo mantienen en el olvido

El Cementerio de los Ingleses certifica su deterioro con la caída de uno de sus muros

El tiempo no perdona ni es benévolo. Nunca cede y siempre hace estragos, por ello si algo no se cuida o mantiene simplemente se pierde. Es la amenaza que padece el Cementerio de los Ingleses, uno de los espacios históricos más dejados del patrimonio isleño. Una amenaza cada vez más real porque ha perdido uno de sus muros que ha caído ante la falta de atención e interés para su recuperación.

Hace años que se denuncia el estado en el que se encuentra este camposanto, al convertirse en un lugar en ruinas aprovechado como escombrera y basurero. Un abandono que suma un capítulo más y que se aproxima al del olvido. Y eso a pesar de que se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de Sitio Histórico, dentro del legado patrimonial de los lugares de Las Cortes y la Constitución de 1812.

Han sido varias las ocasiones en las que el Ayuntamiento se ha comprometido a mejorar la situación de este equipamiento sin que hasta el momento se haya puesto manos a la obra. Este lugar de gran relevancia histórica sigue a la espera de una recuperación que cada vez resulta más complicada, debido precisamente al mal estado en el que se encuentra y a que empeora por días.

A ello se suma el estado de otros espacios históricos, que no se consiguen recuperar a pesar de su gran valor cultural. Quizás el más llamativo sea el del puente Zuazo. la última frontera de España que ni siquiera se pudo iniciar su rehabilitación a lo largo de la preparación de los fastos del Bicentenario. Ni antes, ni durante ni tras la conmemoración ha sido posible poner el proyecto en marcha y ni hay fecha para ello.

Otros equipamientos si tuvieron más suerte como es el caso del Real Carenero y sus fortificaciones anexas, si bien sigue sin tener ningún tipo de uso pasados ya cinco años desde la efemérides.

El Palacio Consistorial es otra gran deuda que parece que se saldará en breve pues se espera que en las próximas semanas se inicien los trabajos para su remodelación, tras estar más de una década cerrado ante el riesgo de derrumbe y su apuntalamiento.

Toda la actualidad en portada

comentarios