SAN FERNANDO

Abierta una investigación tras detectar un fraude de venta de vehículos por Internet en San Fernando

Las actuaciones policiales han quedado judicializadas y a la espera de la detención de los responsables

CÁDIZActualizado:

Agentes de la Policía Nacional pertenecientes al grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría de San Fernando ha logrado esclarecer un tipo de estafa por Internet sobre venta fraudulenta de vehículos de media-alta gama a un precio de venta moderadamente asequible por parte de una organización criminal asentada en el Levante español y con ámbito de actuación en todo el territorio nacional.

Según ha indicado la Policía en una nota, tras la intervención del vehículo y la tramitación documental correspondiente, las actuaciones policiales han quedado judicializadas y a la espera de la detención de los responsables.

Las personas utilizadas tenían dificultades económicas y les pedían facilitar sus datos a la hora de adquirir el uso de vehículos en alquiler, según ha explicado la Policía, que ha señalado que obtenían a través de Internet los datos de un vehículo de las mismas características que se anunciaba en venta en las páginas correspondientes.

Así, el siguiente paso es contactar con los anunciantes, al objeto de que le faciliten los datos que necesitan del vehículo en cuestión, con el pretexto de poder asegurar que dicho anuncio es cierto. Una vez conseguidos esos datos, realizan las modificaciones necesarias en la documentación y en el vehículo apropiado indebidamente, con los datos facilitados por la persona que pretende vender su vehículo, con el objetivo de darle una nueva "identidad".

Para llevar a cabo la venta de los vehículos sin levantar las sospechas de los posibles compradores (víctimas), aportan la documentación obtenida de los vendedores reales, preparando de igual manera contratos de compra-venta falsos, siempre a un precio por debajo del valor de mercado para asegurarse la rápida venta del mismo.

Así, una vez la víctima se interesa por el vehículo y facilita sus datos llevan a cavo la presunta compra-venta previo pago en efectivo de la cantidad pactada, que resulta ser el montante estafado, para evitar así el rastreo por parte de las Fuerzas de Seguridad, tras la entrega del vehículo dilatan la puesta a nombre del comprador, con distintas excusas como tramites de gestoría o cambio de titularidad en la Jefatura de Tráfico.

Según ha explicado la Policía, de esta manera no solo se convierte en víctima el comprador del vehículo, que pierde el dinero abonado por la adquisición del mismo, sino que también se convierte en víctima la persona que anuncia de manera real la venta de su turismo, del cual se obtienen los datos para la falsificación.