SUCESOS

El vídeo, otro robo y un tatuaje, las claves que llevaron a Stoian Marcel

El presunto autor de la atroz agresión de una mujer en Algeciras intentó vender material robado en otro asalto. Ésta y otras pistas ayudaron a su identificación

Actualizado:

Stoian Marcel, el detenido por el violento asalto a una mujer en un portal de Algeciras, llevaba poco tiempo viviendo en la localidad. Había salido de la cárcel a finales de 2017 tras haber cumplido una condena de once años por su participación en un homicidio. No era por tanto un delincuente habitual que llevara mucho tiempo en la calle, uno de esos reincidentes comunes y conocidos por los agentes que suelen tener el control de quiénes se mueven y de qué manera lo hacen por sus zonas de patrulla. El vídeo del robo que se difundió ayudó a poder identificarlo pero también provocó que intentara darse a la fuga, como así sucedió.

Por tanto, y tal como ha explicado el comisario jefe de Algeciras, Luis Esteban, al programa ‘Expediente Marlasca’ de La Sexta, los investigadores tuvieron que trabajar a contrarreloj para, primero, identificar al sospechoso, localizarlo, y además reunir todas las pruebas posibles que permitieran su detención antes de que se marchara de España.

La Policía tenía en su poder el famoso vídeo. Sin embargo, el delincuente se había cuidado de cubrir bien su rostro y ocultarse de la cámara. Solo había una leve imagen de escorzo de su perfil. Muy mala. Pero no se rindieron. Sabían que era uno de los hilos de los que podían tirar según fueran recabando información.

Saltó su nombre

Y así lo hicieron. Durante unas semanas se venían produciendo en Algeciras robos de similares características. Ataques a mujeres por la espalda a las que golpeaban con extrema violencia para quitarles el bolso. Dos días después de la brutal agresión del portal a la señora de 64 años grabado por las cámaras de seguridad, se produjo uno muy parecido contra otra mujer. Los agentes del Grupo 2 de la Unidad de Delitos Violentos y Especializados (UDEV) de la Policía Nacional de Algeciras que ya estaban con la investigación en marcha, constataron que el autor de esta segunda agresión (muy similar en 'modus operandi' a la del portal) había intentado vender lo que había robado. Fue entonces cuando saltó por primera vez su nombre. Una de las personas con las que contactó pudo recordar que ese tipo se llamaba Stoian y que era de nacionalidad rumana. Con estos datos, los agentes continuaron haciendo las gestiones oportunas y dieron con él en los ficheros policiales. Su fotografía fue reconocida por este testigo «sin género de dudas». Se trataba de Stoain Marcel Gongu, 31 años, con antecedentes por delitos violentos.

Pero además en esta misma foto de reseña apareció otra pista, un rasgo característico del presunto autor. Se trataba de un tatuaje de dos delfines en disposición circular. Tras un análisis, fotograma a fotograma del vídeo del portal, los agentes comprobaron que el sospechoso también tenía un tatuaje de las mismas características en su mano derecha. Y además constataron que las medidas antropométricas de ambos (el de la foto y el de la imagen) coincidían.

Sin domicilio conocido

Otra de las cuestiones que complicó la localización de Stoian una vez identificado es que, según las informaciones recabadas, desde que había llegado a Algeciras, entre diciembre y enero pasado, llevaba una vida desordenada. Propia de un drogodependiente que deambula de un domicilio a otro. De hecho solo pudieron comprobar un punto de estancia más habitual, la casa de su madre.

Su localización en Málaga el pasado viernes fue también fruto del trabajo policial. La difusión de las imágenes podía tener un buen resultado, si lo que se buscaba era la colaboración ciudadana, pero también era muy arriesgado. La publicación de ese vídeo por todos lados podía provocar que el sospechoso, además de cambiar de aspecto (se rapó la cabeza), intentara huir a su país. Como ocurrió. Cuando los agentes fueron a buscarlo a una casa del barrio de la Bajadilla, ya no estaba.

Sin embargo fue identificado por los agentes de la Brigada Móvil de Málaga. Al parecer, llevaban al menos tres días viéndolo deambular por la estación y sus zonas de vigilancia. Cuando, el pasado viernes desde Algeciras se dio el aviso de que Stoain Marcel era el presunto autor del violento robo y que estaba en 'busca' fueron a por él. Se encontraba en el andén 6, a punto de huir hacia Rumanía.