Cádiz Provincia

Un viaje deseado

El objetivo del viaje era rematar un acuerdo naval que inició su padre en 2014

El astillero de San Fernando y la unidad de Sistemas Faba están preparados para iniciar la obra de inmediato

Un viaje deseado
JAVIER RODRÍGUEZ Cádiz - Actualizado: Guardado en:

El viaje que inicia este sábado el Rey de España a Arabia es clave para los intereses de la Bahía de Cádiz. Sobre la mesa del monarca saudí, Salman bin Abdelaziz, se encuentra un contrato millonario que abre la puerta a la construcción de cinco corbetas en el astillero de San Fernando. La firma de este documento forma parte de un acto protocolario que fue aplazado el pasado febrero debido a la incertidumbre política que vivía nuestro país tras las elecciones de diciembre de 2015. Don Felipe tenía previsto viajar a Riad ese mismo mes, pero su agenda internacional fue cancelada hasta resolver los inconvenientes surgidos para la formación de un nuevo gobierno. El acuerdo fue imposible y hubo que repetir elecciones generales en junio de este año. Mientras tanto, el contrato naval con Arabia seguía su curso administrativo a la espera solo de la firma real.

No obstante, el gobierno saudí aprovechó la ocasión para justificar la demora del acuerdo en la bajada que experimentó durante los primeros meses del año el precio del crudo, pero también advirtió de la necesidad de contar con un gobierno estable en España para garantizar la inversión. Las aguas han vuelto a su cauce. El precio del petróleo ha subido de nuevo y nuestro país ya cuenta con un nuevo gobierno.

El acuerdo supone más de 2.000 millones de inversión, cinco años de carga de trabajo y 3.000 empleos

Pese a todo, la firma de este acuerdo no ha estado exenta de polémica. Varias organizaciones sociales entre pusieron el grito en el cielo al comprobar que España, a través de la compañía pública Navantia, iba a favorecer un contrato con Arabia para la venta de armas. Organizaciones como Amnistía Internacional rechazan de plano este acuerdo, ya que consideran que Arabia es una dictadura que viola los derechos humanos. El ejemplo más claro, según las organizaciones internacionales, es su participación en la guerra civil yemení, donde ha llevado a cabo varios bombardeos a población civil.

Esta situación ha provocado un movimiento político en España contrario al acuerdo, liderado por Podemos. Las tesis de la formación morada que dirige Pablo Iglesias han obligado a algunos de sus alcaldes a posicionarse al respecto. Así, el regidor gaditano, José María González, ha ofrecido en este tiempo las dos caras de una misma moneda. En febrero se mostró a favor del acuerdo debido al empleo que traía a la Bahía, pero ahora se ha mostrado partidario de revisar las relaciones de nuestro país con gobiernos absolutistas. Por su parte, el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, se ha desmarcado de los postulados de Podemos y ha aclarado que el empleo es prioritario al tiempo que advierte que España no puede arreglar los conflictos internos de Arabia.

El Rey viajará acompañado del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, y el titular de exteriores, el jerezano Alfonso Dastis. El monarca tratará de desbloquear el acuerdo con Navantia y, al mismo tiempo, resolver algunos problemas de sobrecoste que han surgido n la obra del AVE a La Meca que realiza un consorcio de empresas españolas.

El contrato ayudará a Navantia a frenar su déficit, sanear sus cuientas, muy castigadas por la inactividad, y volver al saldo positivo

El contrato de las corbetas tiene especial importancia para Navantia. El Rey emérito, Juan Carlos I, ya hizo en la primavera de 2014 una importante incursión por países del Golfo Pérsico para captar inversiones. Fue una gira de negocios por Kuwait, Oman Bahrein, Emiratos Árabes y Arabia Saudí dos meses antes de abdicar. Todo apunta a que en este viaje de don Juan Carlos quedó zanjado el acuerdo naval que este fin de semana rubricará su hijo. Se da la circunstancia de que el rey de Arabia, Abdalá bin Abdelaziz falleció en enero de 2015 y fue don Felipe como Rey de España a su funeral. Las conversaciones se han mantenido desde entonces con su sucesor Salman bin Abdelaziz, quien homenajeó en diciembre de 2015 a Juan Carlos I en Riad por las excelentes relaciones que ambos países mantienen.

El contrato para la construcción de cinco corbetas en el astillero de La Isla supone un balón de oxígeno para las cuentas de Navantia, en números rojos desde hace más de cinco años. Se trata de una inversión superior a los 2.000 millones de euros y una carga de trabajo para 3.000 personas. La corbeta, modelo Avante 2200, es un barco muy similar al patrullero, serie POV, construido en la Bahía de Cádiz para Venezuela. La similitud de este buque con la flota española la encontramos en el BAM. Es un barco de similares características que los buques de acción marítima de la Armada española.

El Rey Juan Carlos dejó un clima favorable en su visita de 2014
El Rey Juan Carlos dejó un clima favorable en su visita de 2014- LA VOZ

Navantia cuenta con el diseño de las corbetas, mientras que la unidad de Sistemas Faba, del astillero de La Isla, dispone del diseño de ingeniería de defensa para sus plataformas. La obra comenzará en el segundo trimestre de 2017 y está previsto que el último buque salga del astillero isleños a finales de 2021.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios