SALUD

Los tres caminos del cuerpo veraniego

Junto con el ejercicio y la dieta, muchos gaditanos optan por las clínica antes del verano

Actualizado:

El Fary lo cantaba, y pocos aún se atreven a chistar al que ha sido, paradójicamene, uno de los cantantes más grandes de España. "Verano, verano, alegría, alegría". Y para conseguir esa alegría es necesario, en muchos casos, mejorar el aspecto físico. Las opciones que se abren ante esta situación son varias: dieta, ejercicio y los cada vez más demandados tratamientos estéticos.

Para perder peso, lo primero en lo que el poseedor del cuerpo poco afortunado es en la alimentación. La nutricionista Sonia Azcárate, con consulta en Jerez, afirma que las dietas, tal y como las entendemos "están muy bien si necesitas perder peso para una boda, porque a medio y largo plazo son insostenibles". Azcárate lamenta que internet, lejos de desterrar mitos sobre la nutrición, "ha fomentado el acceso a pautas de alimentación que son auténticas chaladuras (sic), que no recomendaría ningún médico y cuyos efectos en el organismo son devastadores".

"Lo primero que le digo a mis pacientes es que se olviden de cuánto peso pueden perder en un mes y valoren cómo pueden mejorar en un año... sé que de cara al verano no es muy alentador, aunque si se empieza a caminar ahora, se tendrá un tramo recorrido cuando se llegue a la playa", sostiene. Los consejos que da para que no se desanime quien tenga delante estas letras es que trate de cambiar los malos hábitos sin condenarse a pasar hambre. "No hay recetas mágicas. Es cierto que todo el mundo no tiene las mismas características y que las formas saludables de alimentarse deben adaptarse a cada cual, pero a todo el mundo ayuda abandonar el alcohol y los alimentos procesados", aconseja la profesional. "Con un mínimo de ejercicio y apostando por la comida de mercado hecha en casa el cuerpo se desinfla poco a poco", recomienda Azcárate.

La segunda parte de los que quieren mejorar su físico la constituye el grupo de quienes acuden en manada al gimnasio para tonificar el cuerpo. Joaquín Gálvez es monitor del gimnasio 'Sport Team', en Algeciras y ríe cuando se le pregunta por los que buscan un cuerpo 10 para el verano: "Se les reconoce rápido. Se suelen apuntarse al gimnasio tras Semana Santa y las dos primeras semanas pueden estar viniendo dos o tres horas diarias". Pero claro, "quien mucho corre, pronto para". "En las semanas sucesivas van viniendo cada vez menos: tres días, dos días, un día y sólo una hora... y terminan abandonando". Eso sí, bromea este monitor gaditano, "lo bueno es que hasta noviembre no se dan de baja".

El análisis de Gálvez coincide con el de la experta en nutrición. "Es absurdo darse una paliza durante un mes para tratar de conseguir un buen cuerpo; lo único que se logra es sobrecargar los músculos, lesionarse y desarrollar una fobia terrible al ejercicio". Su consejo, si el lector de este reportaje aun piensa en apuntarse a un gimnasio, es que siga adelante "pero sabiendo que esto es una carrera de fondo, no un sprint". Así, indica que con una serie moderada "siempre pautada por un profesional" puede mejorarse bastante la tonificación y el aspecto para el verano "si se acompaña de una dieta saludable, por supuesto".

La tercera pata de la preparación para el verano la constituyen las clínicas de estética. La psicóloga gaditana Paloma Cuenca es gerente de la Clínica Golden, en Sevilla, y no duda al indicar que es la primavera "la época favorita para someterse a un tratamiento estético". Afirma que les sorprende el hecho de que, estando en Sevilla, reciben una gran cantidad de pacientes gaditanos en su clínica, "uno de cada seis". Una de las razones, "que quienes viven en una zona de playa tratan de cuidar más su aspecto porque saben que van a mostrarse más".

Cuando se le pregunta por lo más demandado por los varones gaditanos, la respuesta es el implante de cabello. "Sin embargo, cada vez más se someten a tratamientos de reducción de grasas localizadas y de aplicación de ácido hialurónico" añade Salvatore Pagano, que destaca cómo se ha incrementado en los últimos años el número hombres que decide someterse a un tratamiento de esta clase.

Pero el grueso de pacientes lo constituyen aún las mujeres. Pese a que la media de edad está entre los 30 y los 40 años, cada vez se amplía más la ratio tanto por arriba como por debajo de esa cifra. Lo que más se busca: el aumento de pecho. Y con una curiosidad: "las gaditanas, como el resto de las andaluzas, demanda en las intervenciones un busto más grande que en las zonas del norte de España; así, mientras que allí lo normal son implantes de unos 200 gramos, en Cádiz pueden pedir hasta 350". El doctor Pagano completa que también es muy demandada por las mujeres la lipoescultura láser. Del mismo modo, los tratamientos regulares de bótox y ácido hialurónico ganan en popularidad entre las gaditanas.

Por fechas, la primavera es un momento muy escogido para las intervenciones "porque permite tiempo para la recuperación". Ahora bien, al igual que no existen las dietas milagro ni las tablas de gimnasio mágicas, también en las cirugías es necesaria la moderación y el tiempo. "Insistimos en el aspecto psicológico antes de afrontar el tratamiento. Hay pacientes que llegan con una idea y les aconsejamos sobre qué es lo que se adaptará mejor a sus circunstancias. La máxima es que la mejor intervención estética es la que no se nota".

Cirugía psicológica

Sigue existiendo en la sociedad la idea extendida de que la cirugía plástica es un mero capricho. Sin embargo, la psicóloga gaditana Gloria Guerrero Rojas destaca que, en muchos casos, este tipo de intervenciones responde más a una cuestión "emocional". Así, coincidiendo con la gerente de la clínica Golden, llega a considerar este tipo de cirugía como "psicológica", en tanto que "más allá de cambiar la apariencia física, puede tener muchos beneficios psicológicos como aumentar la autoestima o el amor propio". Guerrero abunda en por qué muchos de los pacientes que acuden a una clínica estética eligen un centro situado en un lugar distinto al de su residencia habitual. En este aspecto subraya que trasladarse a otra ciudad "permite al paciente desconectar del día a día, dándole más tiempo para pensar en el paso que va a dar".

Entre los casos en los que la cirugía estética funciona como una intervención emocional está el de la gaditana Mari Carmen Gutiérrez. Su operación de pecho no vino por un albur pasajero, sino tras el mazazo de recuperarse de un cáncer de mama diagnosticado hace 18 años. Su caso nos lo dio a conocer la propia clínica y nos relatan que es una situación con la que se encuentran con frecuencia. "Muchos de los pacientes llegan mal psicológicamente porque no aceptan una situación física que les ha sobrevenido; verse mal delante del espejo les machaca cada día", subraya la gerente, Paloma Cuenca. Tal era el caso de Gutiérrez, que había caído en una depresión después de varias reconstrucciones mamarias fallidas. "Un día me aconsejaron ir a Sevilla a consulta con el doctor Salvatore Pagano, y para mí, fue mi ángel", relata Gutiérrez,que reconoce que fue esa operación la que le permitió "salir a la calle con buena actitud, dejando atrás los complejos".