Dos coches intervenidos recientemente en una operación policial en La Línea.
Dos coches intervenidos recientemente en una operación policial en La Línea. - LA VOZ
SUCESOS

Todoterrenos a precio de narco, un coche de lujo por 3.000 euros

El incremento de la actividad del narcotráfico ha disparado el número de robos de vehículos que son utilizados para alijar y transportar la droga

Actualizado:

Coches valorados en 70.000, 50.000, 40.000 euros pueden costarle a un narco una décima parte o todavía menos de lo que le costó al que lo compró de manera completamente legal en el concesionario. Vehículos de marcas muy reconocidas, consideradas de lujo, se convierten en manos de los delincuentes solo en una buena herramienta de 'trabajo'. Se los venden otros delincuentes. Los que lo han robado.

Con el incremento de la actividad del narcotráfico se ha disparado también el robo de vehículos que son utilizados para alijar y transportar la droga. Es un efecto colateral más. Lo demuestran las últimas operaciones policiales en las que ya de manera habitual se suelen intervenir vehículos sustraídos. Si antes se cogían unos dos o tres coches de vez en cuando, ahora no solo es más frecuente que ocurra, sino que además no es accidental que de una atacada se puedan recuperar una decena de ellos. La ecuación es fácil. Hay más bandas, hay más alijos, se necesita más coches para transportar la droga.

Ahora en algunas operaciones policiales se han llegado a recuperar de una tacada hasta diez vehículos robados

El grupo detenido este sábado en El Puerto se dedicaba, entre otras cosas, a robar coches para los narcos. Sin embargo, aunque sí que le pusieron empeño, (se les imputan hasta 15 de estos robos) parece que no eran grandes expertos en la materia. Se puede decir que aprovecharon el tirón. Según fuentes consultadas, normalmente a los verdaderos 'magos' en el arte de birlar vehículos se les suele intervenir modernas herramientas como inhibidores, aparatos especiales de codificación, etc... con los que son capaces de llevarse los coches en segundos sin llamar la atención. Son bandas organizadas y especializadas que suelen operar de manera itinerante y tienen buenos contactos para colocar después esos vehículos en el mercado negro. Además roban esos coches lejos de la zona del Campo de Gibraltar: Madrid, Barcelona, o la Costa del Sol, donde por ejemplo últimamente se ha detectado la presencia de bandas búlgaras que se están dedicando exclusivamente a eso.

En el caso de los detenidos en la operación desarrollada por la Policía Nacional en El Puerto compaginaban el robo de todoterrenos en zonas residenciales con el asalto a las viviendas. Entraban, cogían copias de las llaves de los coches y luego volvían por los automóviles. También se llevaban joyas y aparatos electrónicos. Un 'modus operandi' que encaja más con el del ladrón habitual.

Pero sí coincidían con las bandas expertas de grandes infraestructuras en que al final, según la investigación, colocaban los coches robados a los narcos. Puede que mantuvieran también contactos previos.

Los revientan por dentro, les arrancan los sillones traseros y las luces y a veces le pintan de spray negro las ventanas

Los precios que se suelen pagar por estos vehículos varía según la organización o al acuerdo que se llegue (coche por droga, por ejemplo), pero obviamente el coste es muy inferior al real. Land Cruiser, BMW X5, X6, Mitsubishi... son los vehículos habituales en estos negocios aunque también se ha detectado que se empiezan a sustraer otros más modestos para intentar no llamar tanto la atención. Sobretodo para cuando hay que trasladar la droga de la guardería al punto de destino.

Una vez son entregados al 'cliente', los destrozan. Les quitan los sillones traseros para ampliar la capacidad y que quepan más fardos, o les arrancan las luces exteriores e interiores para alijar en la oscuridad, les pintan las ventanas sino tienen los cristales tintados con spray negro, revientan los motores, las ruedas... no hay escrúpulos. Ya solo les sirve para cometer un delito.