INDUSTRIA

Todo previsto para arrancar el próximo octubre

CÁDIZActualizado:

La construcción de cinco buques de guerra de la serie Avante 2200 para la Marina saudí supone una inversión superior a los 2.000 millones de euros y garantiza carga de trabajo para los astilleros de San Fernando y Ferrol durante los próximos cinco años. Todo está previsto para que el corte de los primeros bloques de acero se lleve a cabo el próximo octubre.

Navantia ha diseñado un ambicioso plan de trabajo para cumplir con los plazos, que sitúa a la factoría isleña como epicentro de este proyecto naval. La planta de San Fernando se encargará de construir, ensamblar y botar los cinco buques, mientras que la factoría ferrolana asumirá la construcción de varias secciones de los barcos. No obstante, esta planificación puede variar en función de los tiempos y el desarrollo de la obra, como ha ocurrido con los cuatro petroleros que se construyen en Puerto Real, donde Navantia ha tenido que modificar sobre la marcha sus previsiones por razones operativas y desviar carga de trabajo a Ferrol del segundo carguero.

La compañía española ha trabajado con cierta antelación desde que se confirmó la viabilidad del contrato saudí en 2015. Así, el primer paquete que salió a subcontratación fue el de ingeniería en 2016. En estos momentos se trabaja sobre plano en la logística eléctrica y en los equipamientos de los buques. Una vez que ambos monarcas firmen el contrato tendrá lugar la firma del plan de obras. A partir de ese instante, previsto para antes de marzo, Navantia sacará a subcontratación varias secciones de los buques. Será entonces cuando la industria auxiliar puje por ellas.

La obra de las corbetas saudíes, diseñadas en exclusiva por Navantia y de similares características que los patrulleros POV construidos en Puerto Real para Venezuela, devolverá la plena actividad a la factoría de San Fernando. Hasta ahora, el astillero isleño ha salido adelante gracias al contrato australiano para la construcción de doce lanchas de desembarco (LLC) para sus dos buques anfibios ‘Camberra’ y ‘Adelaide’ (LHD), construidos en la ría de Ferrol. La última lancha se entregó a la Marina de Australia en abril de 2015, sin embargo, la producción se ha mantenido gracias al contrato suscrito con la Armada española para la construcción de dos Buques de Acción Marítima (BAM). En San Fernando se construye el 'Audaz' y en Ferrol, el 'Furor'.