Aixa Sensual Botique, en calle Rosario desde hace tres años
Aixa Sensual Botique, en calle Rosario desde hace tres años - A. V.
COMERCIO

Una tienda erótica y otra estilo 'british', dos formas de vender en Cádiz

La boutique sensual de Aixa y el comercio de ropa de elegante para hombres 'Allely', también de rebajas en el casco histórico de la capital

CÁDIZActualizado:

Hay un comercio en la calle Rosario que lleva casi tres años luchando por sobrevivir, como cualquier otro de la capital gaditana, pero éste con el hándicap añadido de que se mueve en una delicada línea comercial; la del erotismo. Se llama Aixa Sensual Boutique y su empresaria, Aixa Pinto, psicóloga y sexóloga de formación, se niega a que lo llamen ‘sex shop’: «Mi idea de negocio es algo más compleja. Vendo salud sexual, para lo que ofrezco asesoramiento a mis clientes. Esto es una apuesta decidida por mi ciudad, en la que llevo tres años educando».

Aixa se ha negado a cerrar puertas y poner vinilos porque su oferta es transparente. «Este año, por ejemplo, pondré incluso rebajas. El pasado ‘Black Friday’ fue bastante bien. Y seguiré poniendo ofertas en algunos productos», apunta esta joven empresaria, pero rápidamente apunta que su misión no es vender sin más.

«Nada es milagroso pero intento ayudar asesorando para que cada persona complemente y se divierta con su sexualidad. Lo primero es sexualizar la mente», apunta Aixa Pinto, como botón de muestra de lo que ofrece en su comercio. Lo demás, queda en manos de la imaginación de cada cual «y quien tenga poco de esto, que venga a la calle Rosario», sentencia esta empresaria gaditana. Otra de sus premisas es vender productos adaptados a cada persona, especialmente a la sexualidad de la mujer; que no provoquen alergias, ni ningún otro efecto secundario.

«Mi objetivo es la salud sexual de todos mis clientes, especialmente de las mujeres», Aixa Pinto

Su negocio parece cualquier cosa desde fuera, menos algo relacionado con el sexo explícito. Esta forma tan sutil de venderse le está restando clientela, sin duda. «Pero lo prefiero así», apunta Aixa Pinto, «es mi negocio y no quiero caer en otra cosa».

Cada ciudad, cada plaza, tiene su idiosincrasia y este negocio lucha además con el Carnaval, que cae en las fechas previas al 14 de febrero, una de las más importantes para las ventas de estos productos. Esto es así. Para superar éste y otros inconvenientes, la empresaria organiza reuniones de grupo en el comercio, tipo ‘tupper sex’ pero con más asesoramiento profesional, no tan volcado en las ventas (que también estarán presentes).

Muy cerca de este comercio se encuentra otro que lleva casi el mismo tiempo luchando en un entorno tan peculiar como el centro de Cádiz; con un perfil similar de emprendedor y formación pero con una idea totalmente diferente. Se trata de Allely, una tienda de ropa masculina elgante, muy clásica. Con un estilo marcadamente británico. Al frente de ella se encuentra Mario Pardo Allely, un joven con sobrada experiencia en el sector del comercio textil que sueña con ampliar su negocio.

Hasta ahora va afianzado su proyecto en un pequeño local de 30 metros cuadrados, ubicado en la calle Corneta Soto Guerrero, donde se instaló hace dos años y medio. «Esta temporada va muy bien. Desde el ‘Black Friday’, la clientela se animó y no hemos parado. Confío en que siga así durante las rebajas. Pero aquí no habrá grandísimos descuentos el primer día. Pondré unas rebajas progresivas y respetuosas con el cliente que adquirió su prenda hace muy poco», explica Mario Pardo.

Su comercio es multimarca y además de ofrecer las más conocidas en este tipo de tiendas se caracteriza por introducir otras nuevas en Cádiz como Edmond y Harrys 1982. «Especialmente, las sudaderas de Edmond se están vendiendo muy, muy bien. Han gustado muchísimo», apunta entusiasmado este vendedor.