Víctor ha pasado por más de diez intervenciones quirúrgicas en Singapur.
Víctor ha pasado por más de diez intervenciones quirúrgicas en Singapur. - L. V.
SUCESOS

Un surfista gaditano, enfermo y atrapado en Indonesia

El Hospital Puerta del Mar ha aceptado recepcionar al joven, cuyo estado de salud ha empeorado

CádizActualizado:

Lo que comenzó como unas vacaciones de ensueño en Indonesia para practicar surf, su deporte favorito, se ha convertido para el linense Víctor Moyano González en una auténtica pesadilla.

A mediados de junio Víctor, su novia María y unos amigos viajaron al país asiático. Según cuenta su familia, durante una subida a un barco «parece que se da un golpe y empieza a sentirse mal». El dolor en su brazo derecho se va agravando, por lo que le evacuan al hospital más cercano, en la isla de Padang, donde pierde la conciencia, le sube la fiebre y las heridas llenan su extremidad.

El 29 de junio, ante el empeoramiento de su estado, una ambulancia aérea le evacúa al hospital Mount Elizabeth de Singapur, donde lo operan y queda ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Víctor sufre una lesión por fascitis necrotizante, una infección bacteriana grave y poco frecuente, que necrosa la dermis, destruye los tejidos blandos del cuerpo y que se extiende rápidamente, pudiendo provocar la muerte.

En las sucesivas semanas, tras pasar diez veces por el quirófano y a pesar de perder el bíceps y parte del tríceps, los médicos salvan su brazo. Víctor va mejorando, la infección que le había llegado al corazón desaparece y las de sus heridas van remitiendo, aunque sigue débil y necesita transfusiones de sangre.

Viendo su estado, los médicos del hospital de Singapur autorizan que vuele con un equipo médico de regreso a España para continuar con una recuperación que durará meses. «El seguro médico contratado para su viaje se encarga de todo, a través de conferencias con los médicos que tratan a Víctor, organizan el viaje a España en un vuelo medicalizado, una vez ahí, su seguro expira pasando al sistema sanitario público», explica su familia.

Esperando la evacuación

La sorpresa llega cuando la fecha de vuelta comienza a atrasarse. Ningún hospital de Servicio Andaluz de Salud acepta recepcionarlo ya que, según informa la familia de Víctor, ninguno lo considera su competencia. Tras muchas gestiones con los centros hospitalarios de La Línea, Málaga, Sevilla y el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, consiguieron ayer que este último le aceptase.

Pero aquí no acaba la odisea, durante esta mañana el estado de Víctor ha empeorado. Debido al fallo de una de las máquinas que asisten su drenaje, este surfista gaditano se encuentra sedado por el dolor que sufre en el brazo. Cuenta Antonio, su hermano, que los médicos les han informado de que no es grave pero que requiere de una nueva intervención que, en principio, iba a ser mañana jueves, día en el que tenía prevista la evacuación a Cádiz, por lo que no va a ser posible realizarla.

El seguro médico tampoco pudo encontrar una buena combinación de vuelos hasta Cádiz. Por lo tanto, en el hospital Mount Elizabeth de Singapur han decidido no operarle mañana sino, simplemente, realizar una buena limpieza de los vendajes de Víctor «para no tocarle mucho» y que se encuentre en buenas condiciones para hacer otra tentativa de evacuación el sábado, explica Antonio.

La lucha de Víctor, cuya juventud (el próximo mes de octubre cumplirá 40 años) y afición por el deporte han hecho que consiga salvarse, continúa. Y también la de su familia, que desde España no ceja en el empeño de acabar con esta pesadilla.