INDUSTRIA

Una soldadura para cerrar heridas

Éxito de los primeros cursos de formación de la Junta en Cádiz tras la parálisis por los casos de fraude. Sus alumnos logran trabajo en el sector naval

La soldadura TG es una de las especialidades más demandadas
La soldadura TG es una de las especialidades más demandadas
JAVIER RODRÍGUEZ - @JavierLaVoz Cádiz - Actualizado: Guardado en:

El nuevo mercado de trabajo impone sus condiciones y se ha demostrado que la experiencia ya no es garantía de éxito laboral. Al contrario, hay otros factores en el curriculum que suman más puntos que una dilatada trayectoria profesional. La formación y la cualificación se han convertido en dos requisitos clave para encontrar trabajo, sin embargo, no ha sido fácil recuperar el tiempo perdido durante los años de la crisis. La formación laboral con fondos públicos ha sido objeto en la última década de un saqueo sin escrúpulos, donde miles de parados han pagado los platos rotos.

Los cursos de formación profesional en Andalucía tratan ahora de pasar página y olvidar esa etapa negra de corrupción que los ha mantenido bajo sospecha desde el año 2007. La Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía (UDEF) destapó una trama en este sentido que, precisamente, ahora se dirime en los juzgados. El fraude, según algunas estimaciones, supera los 2.000 milones de euros y ha tenido como máximo exponente al exconsejero Ángel Ojeda.

La Junta remonta el vuelo y empieza otra vez a ofrecer una formación que resulta prioritaria en la Bahía de Cádiz para fortalecer nuestro tejido industrial. La Consejería de Empleo, después de cuatro años de parón, ha puesto el motor en marcha y ha arrancado los primeros cursos formativos en materia de soldadura. Se trataba de una demanda histórica de los empresarios del sector del metal. La expectativas de trabajo que se abren en Cádiz con la carga de trabajo que se viene encima en astilleros y los nuevos contratos en Dragados Offshore obligan a contar con trabajadores especializados en distintas disciplinas. Renovarse o morir. La tecnología avanza y los conocimientos adquiridos hace diez años se han quedado obsoletos. La formación es la encargada de curar esa deficiencia.

Unas 40 personas, entre parados y profesionales, adquieren conocimientos especializados en técnicas de precisión

«Es duro salir fuera a trabajar, pero más triste resulta permanecer en casa parado». Tomás González tiene 43 años. Está casado y es padre de dos hijos. Vive en Medina y desde el pasado septiembre acude a diario al Instituto Virgen del Carmen, en Puerto Real, para recibir formación sobre soldadura TIG. Tomás ha trabajado en los últimos años como soldador en Cáceres en el montaje de una planta solar y en Sudáfica, a cargo de una subcontrata de Abengoa. Sabe que los tiempos son difíciles y el trabajador mejor cualificado es el que finalmente se llevará el gato al agua. «No vale con saber solo una técnica de soldadura». Asegura que el campo es tan amplio que obliga a estar al día en todas las disciplinas «porque cuantos más conocimientos tenga, mayor serán las posibilidades de empleo». Este curso formativo le brinda la posibilidad de aprender lo último en soldadura de aluminio, acero y aleaciones. Reconoce que este aprendizaje no lo hubiera podido pagar por lo privado, entre otras cosas, porque es imposible encontrar este tipo de formación..

Aluvión de solicitudes

Antonio Jesús y Tomás, monitor y alumno del curso de Soldadura en Puerto Real
Antonio Jesús y Tomás, monitor y alumno del curso de Soldadura en Puerto Real

Más de 2.500 personas se presentaron a primeros de año para optar a las 45 plazas de los tres primeros cursos de formación habilitados por la Junta en materia de soldadura. En total, la Administración regional ha programado en Cádiz una primera fase formativa de doce cursos dedicados exclusivamente a esta especialización industrial. Las empresas que integran el ‘cluster naval’ fueron las que priorizaron sus demandas en cuanto a la cualificación de la mano de obra que se necesita a corto plazo y llamaron la atención sobre la técnica de soldadura. No hay que olvidar que la construcción de los cuatro petroleros en el astillero de Puerto Real, la nueva obra eólica-marina que acaba de adjudicar Iberdrola a Navantia y el contrato de Dong Energy con Dragados Offshore para cuatro plataformas requieren de un contingente de soldadores de precisión.

Parte de los alumnos del curso de San Fernando trabajan en la reparación del crucero de ‘Disney’

La Junta de Andalucía inició en 2015 los trámites para abrir la nueva oferta formativa en la Bahía después de cuatro años de sequía. Los empresarios pidieron celeridad en este asunto, ya que el tiempo apremia. No ha sido hasta mediados de este año cuando los cursos han salido a la luz. La Junta ha puesto sobre la mesa doce acciones formativas para un total de 240 alumnos. Los cursos tienen una duración de entre 370 y 430 horas.

Antonio Jesús Muñoz es uno de los monitores de estos cursos. Es soldador de profesión y logró especializarse hasta completar una formación que lo ha llevado ahora a ejercer temporalmente de profesor. Señala que la soldadura manual es una técnica habitual, pero las empresas requieren ahora de precisión y tecnología. Por ello, se imparten cursos de soldadura TIG o GTAW, es decir, una técnica que se caracteriza por el empleo de un electrodo permanente de tungsteno. La gran ventaja de este método de soldadura es la obtención de cordones más resistentes, más dúctiles y menos sensibles a la corrosión.

Monitores y alumnos reconocen que la formación es la única vía para ganar competitividad

Antonio imparte ahora esta técnica en el instituto Virgen del Carmen, en Puerto Real, pero fue también monitor en el instituto de las Salinas, en San Fernando, donde la mayoría de sus quince alumnos ya están trabajando. La última remesa se encuentra en la obra de reforma del crucero ‘Disney Wonder’ que se repara en el astillero de Cádiz. Los alumnos obtienen un certificado oficial al final del curso.

La delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía en Cádiz, Gema Pérez, explica, que los cursos de formación naval enmarcardos dentro del Cluster Marítimo-Naval están diseñados conjuntamente con el sector y responden, por ello, a las demandas de las propias empresas navales. «El cluster -detalla Pére- solicitaba una capacitación del alumnado de 80-90 horas que nuestros cursos casi cuatriplican, al superar las 300 horas, conforme al pertinente Decreto que regula la Formación Profesional para el Empleo en Andalucía».

La Delegada de Empleo supervisa uno de los cursos
La Delegada de Empleo supervisa uno de los cursos

Estos cursos están orientados a la inserción en las empresas del ‘cluster’, con los requisitos especificados por las propias empresas, aunque también proporcionan un título que avala el haber asistido y aprovechado estas formación», resume.

Por otra parte, la delegada ha destacado que, en la actualidad, las homologaciones no recaen sobre los cursos en sí, sino en los centros donde se imparten. Es decir, «el IES Las Salinas, donde se han dado los dos primeros cursos, tiene la pertinente acreditación en el Registro de Centros y Entidades de Formación Profesional para el Empleo en Andalucía». Sobre este punto, la delegada insiste en cómo las medidas de seguridad y los requisitos exigidos para impartir estos cursos con total garantía se están cumpliendo de manera escrupulosa.

La inserción laboral prevista por el sector para estos cursos diseñados desde el cluster se cifra en el 100%.

«Ya no vale con tener experiencia. Ahora suma puntos en el curriculum la especialización»

La primera fase formativa concluirá a primeros de 2017, pero la Junta ya trabaja en la puesta en marcha de una segunda acción, en este caso, en la modalidad de instalaciones eléctricas y pintura a chorro. Se trata de una demanda e los propios empresarios que integran el cluster naval. Consideran que una vez que será la siguiente modalidad que demanden los astilleros, una vez que la soldadura cubra la primera etapa de producción de los petroleros que se construyen en el astillero de Puerto Real.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios