Desafío independentista

«Ha sido una declaración ficticia, de cara a la galería»

Javier Tomás y Margarita, dos de los muchos gaditanos que viven en Cataluña, valoran la comparecencia de Puigdemont

CádizActualizado:

El presidente de la Generalitat ha comparecido ante la cámara para asumir el «mandato del pueblo de que Cataluña sea un estado independiente» pero minutos después ha propuesto suspender la declaración de independencia y ha pedido negociar. «Ha sido una declaración ficticia, de cara a la galería y a la gente que les ha secundado. Tiene como objetivo que les sigan votando, desde mi punto de vista», explica Javier Tomás.

Este ingeniero de 32 años que trabaja para una empresa escocesa con sede fiscal en Cataluña ha seguido la comparecencia «con normalidad». Durante días discusiones ideológicas sobre la independencia ha sido un tema recurrente en los informativos, la prensa internacional y conversaciones cotidianas en los hogares, cafeterías y los colegios. Javier explica que su intención inicial de seguir la comparecencia por internet, «consultado la información desde varios periódicos, viendo la reacción de la gente por Twitter», pero reconoce que «al final, como se ha retrasado, he seguido con mi vida normal y he ido a hacer la compra y después me he reenganchado porque el tema de Cataluña y la independencia está monopolizando la actualidad».

La declaración presidente de la Generalitat ha sido muy esperada pero también ha sido ambigua. Javier cree que «al ser una declaración en diferido» habrá muchos independentistas que se habrán sentido estafados porque «pensaban que este martes se iba a proclamar realmente la independencia. También hace referencia a la reacción de la CUP tras la comparecencia. «Se han llevado una decepción muy gorda y, para mí, les va a pasar factura a los de Junts pel Sí (JxSÍ)», indica.

Respecto a las palabras del Puigdemont indicando que «asume el mandato del pueblo de Cataluña para que sea un Estado independiente», el gaditano no le da valor democrático. «Sabían lo que iba a pasar porque estaban muy bien asesorados. Lo han preparado durante muchos años y han barajado muchos escenarios. Personalmente no participé en referéndum porque no consideraba que estuviese bien hecho. Saben que si declaran unilateralmente la independencia, el marco legal europeo dejaría de hacerse efectivo y supondría muchos inconvenientes. Por eso, era previsible que solicitaran la mediación de Europa para forzar al Gobierno de España a negociar cuando ellos, honestamente, no han querido negociar nunca». Para el gaditano, el Govern catalán tiene ganada la batalla de la prensa internacional como consecuencia de la actuación policial del 1 de octubre.

Javier no se plantea marchar a corto ni medio plazo porque reconoce que tiene su vida personal, con pareja y familia en San Cugat. Decidirán sobre su futuro dependiendo de cómo evolucione la situación el próximo año. «Llevo aquí casi cuatro años y ahora estoy realizando un master. Cuando termine veremos. No me preocupan las actuaciones institucionales pero sí los problemas sociales. Son situaciones muy puntuales pero hay quien suelta un comentario si no hablas catalán y gente que señala a los andaluces por la calle. Nunca me lo han hecho a mi -puntualiza- pero la hay».

«Incertidumbre, decepción y desconcierto»

Margarita es de Jerez. Llegó a Barcelona hace 7 años en busca de la salida profesional que no encontraba en Cádiz . Asegura que nunca había vivido el tema de la independencia como en estas últimas semanas.

«Amigos que dejan de serlo, familias que dejan de hablarse, tensión generalizada... Nunca he entendido que en estos tiempos de apertura de mente, multiculturalidad y eliminación de fronteras existan personas que quieran ponerlas». Para la gaditana, esta es una posición egoísta e irracional. «Hoy ha sido un día de incertidumbre, decepción para unos, desconcierto para otros. Habrá que esperar a ver qué acciones se llevan acabo a partir de ahora, pero está claro que las consecuencias de esta situación las está sufriendo el pueblo», concluye.